Desde la Cámara Argentina de Shopping Center piden ser atendidos por el gobierno de Santa Fe. Buscan que vuelvan a autorizar su funcionamiento, al menos, de forma parcial. Como medida de protesta, los comerciantes analizan trasladar sus locales al estacionamiento del centro comercial del Puerto.

La crisis económica para distintos sectores de la ciudad, aparejada por la pandemia y las decisiones gubernamentales, hacen que se convierta en un padecimiento diario. Cada día que pasa sin trabajar, para los comerciantes es como enterrarse un poco más en el barro y sin un palo al alcance de la mano que le permita salir y caminar en tierra firme.

La situación de los shoppings de Santa Fe es muestra clara de lo que le está pasando a los sectores críticos y desde el 20 de marzo que no funcionan a pleno, ya que la marcha y contramarcha de las habilitaciones del gobierno provincial no dejan a los comerciantes salir de esa superficie lodosa que está cada vez más blanda.

“En Santa Fe hemos retrocedido notoriamente y se está dando una actitud discriminatoria de la Provincia porque se han abierto locales comerciales a la calle y la verdad no entendemos muy bien porque siguen cerrados los centros comerciales”, lamentó Ramón Villaveiran, presidente de la Cámara Argentina de Shopping Center y gerente de Asuntos Públicos y Gubernamentales del Grupo Irsa. A su vez, agregó que “hubiéramos entendido la decisión si solamente hubieran quedado los rubros esenciales, pero se abren locales a la calle y no los shoppings, si las condiciones serían iguales para todos no nos sentiríamos discriminados”.

Imaginar un horizonte auspicioso o con chances de resurgir está muy lejos, sobre todo porque las medidas del gobierno provincial y municipal no han respondido a la demanda de quienes son altamente perjudicados por no tener ingresos. “Durante el período de apertura, hasta hace una semana, hemos demostrado que bajo estrictos protocolos y con restricciones de rubros, los shopping center son muy confiables”, aseguró Villaveiran.

Pedido de reunión

Desde la Cámara Argentina de Shopping Center dejaron claro que es primordial un encuentro con autoridades provinciales para destrabar el conflicto y así habilitar de una buena vez el funcionamiento de los centros comerciales. “Pedimos una reunión con Juan Marcos Aviano, secretario de Comercio Interior y Servicios de la Provincia, pero no hemos tenido éxito, debe estar abocado a otros temas”, indicó el referente de la Cámara y admitió: “No nos atienden el teléfono”.

El Litoral reflejó en varias notas anteriores este pedido de ser atendidos por parte de las autoridades provinciales y municipales. Es que esta situación no perjudica no sólo a los propietarios de centros comerciales, sino a las Pymes de los comerciantes que apuestan a continuar con su negocio en los shoppings de la capital provincial y que afecta a más de 500 familias.

“Los propietarios de los shoppings somos empresas con espalda más amplia y podemos soportar esta situación, pero el resto son Pymes que estaban al borde de la quiebre y con esto lo llevan directamente, más en épocas previas al Día de la Madre (una fecha crucial para el comercio)”, concluyó Villaveiran.

Medida de protesta: shopping a cielo abierto

Debido al hartazgo y la desesperación de los locales gastronómicos y de indumentaria del shopping, este martes se organizaría en el estacionamiento del shopping, ubicado en el Dique 1 del Puerto, un patio de comidas y tiendas al aire libre. “Será por cuenta nuestra, vamos a hacer un poco de ruido para que se pongan en nuestro lugar porque así no se puede seguir”, señaló uno de los inquilinos gastronómicos.

Además, el comerciante advirtió que la venta por delibery o take away representa para muchos un 5 % del ingreso previo a la pandemia. “Esto se está llevando puesto a todos, unos más otros menos”, aseguró.