A partir de la habilitación de nuevas actividades desde el sábado pasado, agentes municipales corroboraron este fin de semana el cumplimiento de los protocolos, realizaron tarea de concientización y operativos de tránsito.

Desde el sábado, cuando el gobierno provincial habilitó más actividades en la capital, la Municipalidad llevó adelante un amplio operativo que tuvo como objetivo verificar el cumplimiento efectivo de las nuevas normas, generar instancias de concientización con la población y realizar distintos controles vehiculares.

Durante todo el fin de semana, en parques y paseos de la ciudad hubo presencia de agentes municipales que acompañaron a las personas que realizaban las caminatas recreativas, insistieron con las medidas de prevención que deben mantenerse y desalentaron las reuniones afectivas en esos espacios, de acuerdo a las disposiciones provinciales y nacionales vigentes.

En cuanto a controles vehiculares, inspectores de tránsito y de la Guardia de Seguridad Institucional (GSI) los concretaron en los accesos a la ciudad y el corredor de la costa. Se trata de las verificaciones que consisten en solicitar documentación del vehículo como así también permisos de circulación a conductores y pasajeros de autos, motos, taxis y remises.

Los controles ordinarios de circulación vehicular dentro del ejido urbano, que se intensificaron en bulevar, la Costanera y en la zona de bares y restaurantes, contaron con la participación de inspectores de tránsito y del transporte público. Los agentes del Cobem, durante todo el fin de semana, participaron de estos operativos de control vehicular, con la realización del test voluntario de anosmia (olfato) para conocer si existe pérdida del olfato, uno de los síntomas asociados al COVID-19.

Del mismo modo, se realizaron recorridas por espacios públicos a fin de reducir la circulación de los santafesinos y disuadir de las aglomeraciones. Estas actuaciones se completaron en conjunto con la Policía de la provincia no solo en grandes espacios verdes o áreas que se consideran puntos de reunión, sino también en pequeñas plazas y parques de diferentes barrios, a fin de fomentar la no permanencia en espacios públicos.

Por otra parte, y tal como se viene haciendo desde marzo, la línea de Atención Ciudadana del municipio recibe denuncias de los habitantes de la capital en cuanto a ruidos molestos y reuniones sociales que no están permitidas. Ante situaciones de este tipo, se recepcionan los reclamos y se cursa la atención correspondiente.

Actividad comercial

Durante el fin de semana, la Municipalidad concretó, junto a personal del Ministerio de Trabajo de la provincia, recorridas por distintas zonas de la capital para verificar el cumplimiento de los protocolos y reforzar las medidas de cuidado que deben tener propietarios, trabajadores y clientes.

En los locales gastronómicos se inspeccionó el respeto por la capacidad fijada para el interior de cada local, que no puede ser superior al 30%; la cantidad de comensales por mesa, que no puede superar las cuatro personas; el registro de cada comensal en una planilla, consignando datos personales; la presencia del veedor o encargado del local, que monitorea el cumplimiento de los protocolos internos; y el distanciamiento entre las mesas colocadas al aire libre.

Controles_fin_de_semana_(3)(1)

También, durante el sábado, se verificó el cumplimiento de los protocolos y las limitaciones horarias que fueron establecidas en los comercios minoristas de la capital provincial. Se detectaron inconvenientes relacionados a los horarios de apertura y cierre, por lo que durante esta semana habrá nuevas comunicaciones con las asociaciones que nuclean a los comercios para mantener el cumplimiento del decreto provincial que establece las aperturas exclusivamente en contraturno del horario bancario.

Entre el sábado y el domingo, los agentes del Cobem acompañaron estas actividades que se extendieron a bares y restaurantes a lo largo del bulevar, la zona de la Recoleta, las avenidas Freyre y General Paz, y el casco histórico de la capital provincial, entre otros puntos. Allí se abordó a empleados y clientes a quienes, luego de pedir su consentimiento, se les realizó tests de anosmia y medición de temperatura. Paralelamente se les recordó las medidas de distanciamiento y se verificó que respeten las normativas.

Desde el Cobem mencionaron la conformidad de los vecinos y las vecinas de la ciudad con las medidas, quienes aceptan participar de los dispositivos y se muestran predispuestos a colaborar.