Este jueves el Concejo Municipal aprobó una ordenanza que llevará a la Municipalidad a ocuparse de un acceso seguro e informado a la planta. No todos los bloques acompañaron.

Este jueves el Concejo Municipal aprobó la creación de un registro de usuarios y usuarias de cannabis medicinal. No fue fácil. Después de una hora de debate virtual llegó la votación y la transmisión de You Tube fue interrumpida. Cuando volvió la conexión quienes legislan estaban hablando de otro proyecto.

Minutos más tarde le avisaron a la presidenta María Eugenia Schmuck que la transmisión se había cortado, pero que la ordenanza había sido aprobada. “Si, por unanimidad”, confirmó Schmuck. Pero eso no significa que la ordenanza recibió el apoyo total del Concejo. Los bloques de Cambiemos y Juntos por el Cambio se abstuvieron de votar. A diferencia de lo que pasó en la capital santafesina cuando aprobaron un registro similar, acá hubo resistencias.

La necesidad de una normativa local llegó por la demanda no resuelta que dejó la actual ley nacional de uso medicinal que obliga a muchas familias a cultivar en sus casas a riesgo de ser perseguidas por la Policía y el Poder Judicial.

Avance
La autora de la ordenanza es Jésica Pellegrini, de Ciudad Futura, quien además es la abogada en una causa por un amparo colectivo de familias que desean cultivar cannabis de uso medicinal. De similar punteo que la aprobada en la capital provincial, la ordenanza rosarina establece que la Municipalidad debe ayudar a mejorar el acceso seguro al cannabis en la ciudad.

Entre otras tareas, la gestión de Pablo Javkin deberá designar una autoridad de aplicación y participar de un Consejo Asesor de políticas vinculadas a la planta y sus derivados. Ese grupo definirá los requisitos para inscribirse, analizarán las solicitudes y darán los certificados. Lo que ya definieron es que podrán pedirlo quienes cultiven para sí o para otros, y también las organizaciones, siempre y cuando sea de uso terapéutico.

El Consejo Asesor tendrá autoridades municipales, de asociaciones civiles especializadas, profesionales de la salud y quienes integran las comisiones de Salud y Derechos Humanos del Concejo Municipal. Además de manejar el registro, deberán coordinar consultorías cannábicas para acompañar a quienes desean usar o ya lo hacen. También armarán capacitaciones y jornadas públicas.

En paralelo, la ordenanza de este jueves llama a la Municipalidad a gestionar convenios con la Universidad Nacional de Rosario (UNR) y Conicet donde promuevan la producción pública de medicamentos a base de cannabis. Lo mismo para hacer investigaciones y profundizar el conocimiento abriendo la puerta a nuevos saberes sobre su uso. Común a todos los convenios, deberán sumar a las asociaciones que ya trabajan en la ciudad.

Intercambio

“Queremos poder acompañar a las distintas organizaciones como Aupac que tienen más de 500 casos donde fueron haciendo seguimiento a las familias que necesitan usar cannabis con fin medicinal”, dijo Caren Tepp, quien presentó el proyecto en la sesión virtual ante la ausencia de Pellegrini.

El concejal Alejandro Roselló abrió el intercambio diciendo que no estaba seguro de acompañar porque la ordenanza podría contradecir la ley nacional de uso medicinal. Después tomó la palabra Roy López Molina, quien puso en dudas sobre los efectos terapéuticos del cannabis. “Lo que está prohibido para el cannabis es igual que para cualquier otro medicamento que intenta saltar las exigencias rigurosas para producir medicamentos en Argentina”, dijo.

Luego del intercambio votaron. Y ahí se cortó la trasmisión, pero desde el Concejo Municipal confirmaron que quienes no acompañaron fueron Agapito Blanco, Carlos Cardozo, Germana Figueroa Casas, Daniela León, Roy López Molina, Marcelo Megna, Alejandro Roselló y Renata Gigliotti. El resto votó a favor.