El Centro Experimental de la Universidad funcionará en los terrenos que pertenecen a la Municipalidad y que se conocen como Legado Deliot, donde ya funciona una reserva.

Más de 60 investigadores de la Universidad Nacional de Rosario (UNR) desembarcarán a partir de la semana próxima en los terrenos de 1.700 hectáreas que la Municipalidad tiene en las islas, conocido como el legado Deliot, y donde ya funciona la Reserva Los Tres Cerros, y donde ahora también funcionará un Centro Experimental de Investigación, Producción Científica y Educación Ambiental.

“Tenemos que dar respuestas nuevas y hacer cosas que no se hicieron, y una de ellas es producir investigación científica científica de lo que sucede en el humedal para saber cómo defenderlo mejor, y saber cómo se altera su fisonomía con las prácticas irregulares”, señaló el intendente Pablo Javkin durante la presentación del proyecto que, tras algunas dilaciones, se presentó este viernes en la Sede de Gobierno de la Universidad.

El rector Franco Bartolacci adelantó que ya la semana próxima los científicos que dirigen proyectos vinculados a problemáticas ambientales pondrán un pie en el Delta de Islas para instalar allí oficinas y un módulo sanitario, que les permitirá tener presencia permanente y sobre todo “construir información pública que se pondrá a disposición de la ciudad para poner en marcha la agenda ambiental, proteger y cuidar las islas, y construir una cultura del cuidado del ambiente”, indicó.

Este paso crucial se desprende de un acuerdo firmado hace ya algunos meses por la Municipalidad y la UNR para trabajar en materia ambiental a través del Observatorio de la Universidad y todos los centros de estudios e investigación que abordan temáticas vinculadas al humedal.

“El objetivo es poder coordinar una agenda que permita hacer un aporte, evaluar, diagnosticar y hacer informes, y que toda esa información y producción científica sea un insumo para el desarrollo de políticas públicas”, explicó Bartolacci, que recalcó que “las señales dramáticas de agotamiento que todos los días da el planeta”.

Además de la investigación para el diseño de políticas para el humedal, los científicos llevarán adelante informes semanales sobre posibles focos de incendio y la medición de la calidad del aire, algo que el municipio estableció debe realizarse regularmente y que estará en manos de la Universidad.

Nuevas respuestas

Para el intendente, “el problema (de las quemas y el avance sobre las islas) es grave y no es nuevo, pero sí requiriere respuestas nuevas”, y entre ellas destacó la necesidad de producir conocimiento científico sobre lo que sucede en el Delta de Islas del Paraná. Y lo recalcó como un paso fundamental “para que no se repita”.

La presencia de los investigadores, indicó Javkin, es el primero de dos pasos. “Este nos permitirá saber qué pasa con la flora y la fauna, y cómo se altera el humedal; y el segundo será la instalación de un «Faro de preservación», como fue establecido por el Ministerio de Medioambiente de la Nación, como una instancia de control que también se ubicará en los terrenos donde funciona la reserva”.

A eso, sumó las iniciativas que el Concejo Municipal viene trabajando, entre las que se encuentra el avance de la ciudad sobre las islas que pertenecen al territorio santafesino. “Allí queremos avanzar en la protección, porque si bien no podemos invadir la jurisdicción ajena, sí usar lo que tenemos ahí para prevenir mejor”.