Habrá menos líneas con recorridos similares y pocas frecuencias nocturnas. La iniciativa de rediseñar el servicio de colectivos y declarar la emergencia empieza a debatirse este lunes en la comisión de Servicios Públicos.

Con un sistema de colectivos que traslada sólo el 20 por ciento de sus pasajeros si se los compara con la prepandemia, subsidios insuficientes, reclamos laborales y empresas en jaque financiero, la comisión de Servicios Públicos del Concejo comenzará a debatir este lunes el proyecto de rediseño del transporte que envió el Ejecutivo, donde lo declara en emergencia. Ya suenan opciones para reducir las exigencias del pliego vigente como el servicio nocturno “a demanda”, reestructuración de líneas para evitar superposiciones, readecuación de servicios y una frecuencia entre coches “según cantidad de pasajeros”.

El reajuste del servicio urbano de pasajeros comenzará a delinearse a partir de esta semana de cara a una acuerdo entre bloques políticos que pueda desembocar en un plan de salvataje para los ómnibus locales en el corto plazo.

El proyecto enviado el jueves pasado por el intendente Pablo Javkin declara la emergencia en el sector por tres años y busca el okey parlamentario para redefinir líneas, frecuencias, prestaciones necesarias, requisitos de la flota, recorridos, ramales y paradas, que “adapten el sistema de transporte a las nuevas necesidades originadas por la emergencia sanitaria”.

Además, la renegociación de los contratos establece que entre otros ítems se deberá contemplar la rentabilidad de las empresas y “medidas extraordinarias”.

En este escenario, ya circulan entre las bancas varias alternativas para afinar el lápiz al proyecto original. Este lunes, desde las 9, se pondrá en tratamiento la iniciativa.

“Está muy avanzado el tema de reducir frecuencias a la madrugada”, admitió una voz oficialista, para agregar: “Hay que evitar la superposición de líneas en ciertos recorridos y adaptarlos donde hay demanda, ajustando eso en base a los datos que recopile el Ente de la Movilidad”.

Desde un sector de la oposición macrista, también hubo diagnóstico. “Entiendo que si el mayor problema es el sostenimiento económico, van a tener que hacer un replanteo de líneas. Frecuencia e inversión de las empresas”, dijo una fuente entendida en la materia para acotar: “El pliego hoy es muy ambicioso para este contexto, habría que discutir su modificación en lo legal”, para adelantar: “Frecuencia a demanda. Ir analizando eso y flexibilizar”.

Noche con pocas unidades

En el discurso de apertura de sesiones del pasado 4 de marzo, el intendente Javkin había comprometido su gestión a concretar un transporte “más seguro y eficiente”, para indicar que “una de las líneas de trabajo es el transporte nocturno en base a propuestas como la del concejal López Molina sobre priorización de recorridos nocturnos primarios y modelos de mejora para trayectos secundarios”.

La propuestas figuró en la campaña a intendente de Roy López Molina en 2019, a partir del trabajo realizado con el equipo de Movilidad del jefe de gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta, en sintonía con la dirección de tránsito de Buenos Aires.

“De ahí surgió y por eso el interés siempre estuvo. Sin el corset de un pliego cerrado, recupera mucho valor”, remarcaron ayer desde el sector del edil macrista.

La propuesta busca modificar los recorridos y frecuencias nocturnas a partir de la demanda. Los pasajeros podrán preanunciar su viaje en una aplicación y el sistema tendría la capacidad de modificar los recorridos y horarios para responder. “No es una modalidad puerta a puerta, se trata de un algoritmo que nos permitirá focalizar las paradas donde verdaderamente los usuarios lo precisen”, había aclarado el legislador de Cambiemos.

Desde el peronismo se plantearán básicamente tres aspectos. Que la duración de la renegociación de la emergencia se limite a la pandemia, y luego reconvenir las ecuaciones cuando regresen más pasajeros al sistema.

En segundo lugar, que la comisión de trabajo para la emergencia cuente con la representación de los usuarios. Y finalmente, si se renegocia dentro del actual pliego vigente todo lo acordado una vez conferidas las potestades a Javkin debería regresar el Concejo para su ratificación o rectificación.

“Caso contrario se deberá extinguir el pliego de mutuo acuerdo con las empresas y firmar con ellas contrataciones precarias donde se pueda aceptar pagarles por kilómetro recorrido, por ejemplo. Luego, en la pospandemia, habría que armar un nuevo pliego”, razonó un vocero del peronismo en el Concejo.

El proceso está en marcha. Se deberán contemplar variables como densidad de usuarios, horarios, superposición de recorridos entre líneas, y trasbordos.

Piden datos sobre la empresa Cabify

El edil justicialista Eduardo Toniolli presentó un proyecto para que el Ejecutivo remita datos sobre un nuevo llamado de búsqueda de la empresa Cabify de conductores de autos particulares. El edil recordó en sus considerandos que “al poco tiempo de ser habilitada como remisería, la Municipalidad detectó que Cabify despachaba viajes de remises, de taxis e incluso de automóviles particulares, situación que derivó en la suspensión de su habilitación, y luego en un proceso judicial que admitió la acción de amparo presentado por la firma”.

Ante esta situación, y por la búsqueda activa de la empresa a choferes ofreciendo una ganancia de 25 mil pesos semanales, Toniolli solicitó el expediente administrativo llevado adelante contra Cabify, la situación judicial, y bajo qué condiciones funciona hoy. A su vez pregunta si el Ejecutivo recibió denuncias sobre el reclutamiento de automóviles particulares por parte de la firma.

Y que finalmente la Municipalidad detalle los procedimientos y acciones llevados adelante durante el corriente año para fiscalizar la prestación del servicio, por parte de ésta y otras agencias de Remises.