Será por 10 días. “Queremos ajustar cuestiones normativas y de protocolo. Queremos que sean una alternativa segura”, dijo el secretario de Producción, Sebastián Chale. Las actividades en Posta 36, con entradas anticipadas, desataron cuestionamientos formales y sanitarios


La Municipalidad de Rosario decidió suspender por 10 días el decreto que habilita a los salones de fiesta a funcionar como bares para mantener un grado de actividad y de ingresos. Lo confirmó el secretario de Producción, Sebastián Chale, en diálogo con Radio 2 y después de una fuerte polémica desatada por las actividades de Posta 36, en la zona norte de la ciudad.

El decreto 983/2020 permitía funcionar a este rubro con un fin gastronómico para poder solventar y reactivar el negocio. Su redacción fue consecuencia de los reclamos cursados por los propietarios de esos emprendimientos. El fin de semana pasado se conoció que un salón de fiesta, Posta 36, ubicado en la zona norte de la ciudad, abrió sus puertas y surgió la controversia con otros lugares que no tienen ni tanto espacio ni terraza al aire libre. También, porque fue con entradas anticipadas “todo incluido”, una modalidad ajena al funcionamiento como bar o restorán

“Queremos ajustar cuestiones normativas y de protocolo. Queremos que sean una alternativa segura”, explicó Chale.

“Tenemos que evaluar todos los casos, con los salones más chicos y con menos herramientas que Posta 36”, explicó el funcionario haciendo referencia que el salón ubicado en Costa Alta cuenta con un ámbito ideal al aire libre donde el riesgo de contagio se baja considerablemente.

“Queremos darle una mano a todos, hay mucha gente vinculada al sector”, aseguró. Además señaló que las fiestas clandestinas existen, que se vienen dando en la ciudad, sobre todo en las afueras, y eso va contra “el trabajo en blanco, contra la seguridad y representa un riesgo sanitario”, puntualizó.