Mientras tanto, los empresarios gastronómicos solicitaron aumentar a 6 la cantidad de comensales por mesa para el Día de la Madre.

Una veintena de bares que habían solicitado un uso ampliado de veredas ya comenzaron a recibir sus permisos para disponer de estos espacios al aire libre para avanzar con mesas y sillas. “Todo esto se orienta a entender que vamos a enfrentar un verano en pandemia y hay que imaginar respuestas nuevas para que generen menos riesgo”, subrayó el intendente Pablo Javkin. A su vez, en el marco del Día de la Madre, los gastronómicos consideraron positiva la salida de permisos y adelantaron que solicitarán para este festejo una ampliación en el cupo de mesas que lo lleve a 6 comensales y se permita el uso de vehículos particulares después de las 20.

Pese al pico empinado de contagios (este jueves se registraron 1.247 nuevos casos) y en una situación delicada que deja al límite la respuesta sanitaria en los centros asistenciales, las actividades económicas avanzan en el marco de las autorizaciones otorgadas por los decretos provinciales por 14 días.

Hace una semana se publicó el decreto municipal para que los bares y restaurantes puedan gestionar online las solicitudes para obtener permisos extraordinarios en el uso de veredas y espacios públicos para avanzar con sillas y mesas.

Hasta el jueves eran una veintena los que estaban en pleno proceso de obtención de las habilitaciones. El uso de veredas al aire libre es un mecanismo que se aplica en pandemia para que se pueda compensar la restricción al 30 por ciento de la ocupación de los locales, en sus áreas bajo techo.

Uno de los puntos que había reclamado la gastronomía tenía que ver justamente con la posibilidad de suplir la restricción impuesta por los protocolos con mayor ocupación de las veredas, y lugares que se habiliten por el municipio.

“Es positivo que vayan saliendo los permisos. Había expectativa en ese sentido. Vamos de cara a un verano de puertas para afuera como sugieren todos los especialistas, y que se pueda ampliar la plaza exterior es para destacar”, apuntó el referente de Paseo Pellegrini, Alejandro Pastore.

En este sentido, el dirigente del sector adelantó que solicitarán para los festejos del Día de la Madre la extensión a 6 comensales por mesa (actualmente el máximo permitido es 4) para “poder permitir el festejo dentro de la gastronomía, ya que el actual tope excluye a muchas familias”.También se solicitará al municipio y la provincia una exención para el permiso circulatorio de coches particulares “para después de las 20”.

Más allá de estas peticiones, el intendente Javkin consideró positiva la ampliación en el uso de veredas. “Obviamente hay una situación al aire libre, minimizando riesgos. Hoy claramente vamos a tener que pensar en usos en estos ambientes e incluso en la ventilación de locales que tengan encendido el aire acondicionado. El aire libre minimiza el riesgo, pero no elimina el uso de protocolos y la cantidad de personas por mesa. Todo esto se orienta a entender que vamos a enfrentar un verano en pandemia y hay que imaginar respuestas que apunten a lo que genere menor riesgo”.

En cuanto al Día de la Madre, el jefe comunal negó que se esté pensando en un operativo especial, pero sí adelantó que este viernes habrá una reunión entre autoridades de la Secretaría de Control y la policía. “De todos modos, no estamos pensando en algo especial”, puntualizó Javkin.

Beneplácito

El titular de la Asociación de Empresarios Gastronómicos Hoteleros de Rosario (Aeghar), Carlos Mellano, también tomó a bien el uso ampliado de veredas para fines gastronómicos.

“Las veredas nos otorgan un plus para defendernos económicamente en un contexto de pandemia. Vamos a transitar un verano atípico, estos espacios públicos son una alternativa a lo que ya pensamos: enero será un mes de vacaciones y se da la opción que se habiliten también lugares en las calles”, apuntó Mellano, para agregar: “No ubicará en una mejor perspectiva de cara a marzo, buscándole la creatividad”.

Las variables en los permisos extraordinarios permiten el avance sobre veredas, espacios públicos e incluso sobre el estacionamiento de coches en la calle.

Cada solicitante remite un croquis al Ejecutivo donde se informa el espacio a utilizar, y la habilitación se otorga con previa autorización de los frentistas involucrados.

Pedido de más comensales

En un comunicado Aeghar pidió la ampliación a 6 personas alrededor de una mesa. “Estos pedidos que reitera la cámara no son solamente para aplicarse en la importante fecha que se avecina, sino para que sean considerados de aquí en adelante. La reserva previa permite controlar la circulación y el auto particular, para quienes tienen esa posibilidad, contribuye a una menor exposición al virus. No todos hoy tienen la capacidad de tomar un taxi o caminar”, indicaron.

Un freno por diez días a los salones de fiesta

Los 15 salones de fiesta que habían obtenido la habilitación para funcionar como bares fueron suspendidos en su funcionamiento al menos por diez días. La medida se produjo tras un fin de semana en donde uno de ellos realizó un evento que disparó la polémica. Sin embargo, el municipio ya adelantó que luego del próximo 24 de octubre y tras una readecuación de la normativa, “van a poder seguir trabajando todos”.

De acuerdo a lo indicado por el secretario de Desarrollo y Empleo Económico, Sebastián Chale, de los 200 salones de fiestas que funcionaban en la prepandemia, 15 ya habían sido habilitados como bares y de otros dos se había recibido la solicitud para su reconversión y estaban en etapa de inspección municipal.

Sin embargo, por decisión de la Intendencia todos fueron suspendidos por un plazo de al menos 10 días en su actividad.

Una conocida empresa de catering, en un importante salón de zona norte colgado sobre la barranca del Paraná, realizó eventos durante tres noches consecutivas del pasado fin de semana.

Posta 36 abrió el viernes, sábado y domingo, de 19 a 0, con cupo limitado de 190 personas y entrada anticipada.

El municipio defendió el control que se aplicó en el entorno y en la vigilancia de los protocolos. No obstante, algunos cuestionamientos de vecinos y la necesidad de readaptar algunas cuestiones inherentes a protocolos y habilitaciones hicieron que el municipio pusiera el freno de mano.

El propio Chale insistió en que la suspensión es una medida provisoria con el fin de avanzar con una “readecuación normativa”.

“Vamos a seguir tramitándolos y a partir del 24 vamos a emitir un nuevo decreto para que puedan seguir funcionando todos”, expresó Chale para entender que la actual norma para que funcionen “era sin mayor detalle, y la realidad indicó que requieren una adaptación”