El primer ministro británico, Boris Johnson, advirtió hoy que el Reino Unido “debe prepararse” para una ruptura brusca con la Unión Europea (UE) a fin de año si no hay un “cambio fundamental” del bloque en las estancadas negociaciones comerciales post-Brexit.

La UE “ha renunciado a la idea de un acuerdo de libre comercio, no parece haber ningún progreso por parte de Bruselas”, afirmó el líder conservador en Downing Street, la residencia oficial del Gobierno, en un mensaje grabado en video.

“Así que les decimos vengan a vernos si hay un cambio fundamental de enfoque, de lo contrario estamos dispuestos a hablar de los aspectos prácticos'” de una separación brusca, agregó.

Johnson aseguró que la UE quiere continuar controlando la leyes británicas y la pesca, algo que consideró como “completamente inaceptable para un país independiente”.

El Reino Unido dejó la UE el 31 de enero pasado, pero ambas partes acordaron un periodo de transición hasta fin de este año para darse tiempo para alcanzar un acuerdo de libre comercio.

Johnson había puesto como plazo máximo para alcanzar el acuerdo el día de ayer, dado que el pacto debe ser ratificado antes del 31 de diciembre por el Parlamento británico y los de los 27 países que conforman la UE.

El premier insistió hoy en que dado que solo tienen diez semanas para que finalice el período de transición y ante el resultado de las negociaciones hasta el momento, es probable que “no haya acuerdo”.

Para eso alertó a las empresas y los transportistas para que se preparen, tras advertir también que el Reino Unido ahora está intensificando sus preparativos para un divorcio desordenado.

La UE dijo que depende del Reino Unido dar el siguiente paso.

Las tres preocupaciones principales de Europa para sellar un acuerdo se centran en las reglas de competencia leal, acordar cómo se controlarán estas normas y garantizar el acceso a las aguas británicas para las flotas pesqueras de la UE.