Un joven limpia en su lavadero de forma gratuita las motos de los emprendedores de su localidad que la utilizan para repartir sus productos. El protagonista de este gesto de solidaridad es Franco Mancardo de Centeno, quien aseguró que el pueblo “fue siempre generoso y yo quise aportar lo mío”.

“Hay gente que la está pasando heavy como yo, que no tiene un trabajo estable. Me abrí un lavadero que al principio fue de motos, me interioricé, hice un curso, y el clic vino por la pandemia”, aseguró en diálogo con Info Más, al asegurar que los primeros meses de cuarentena no pudo trabajar.

“Días y días a té y masitas”, aseguró Franco, quien además del lavadero trabaja en un bar los fines de semana. Allí, conoció a varios jóvenes que hacen delivery y “pensé que ellos están en la misma situación que yo, solo aporté un granito de arena con la herramienta de trabajo de la gente que emprende. Todos nos merecemos que nos den una mano, de esta tenemos que salir todos juntos”.