No recibieron los fondos prometidos por la Nación y si este martes no llegan, el miércoles podría arrancar otra medida de fuerza. 

Los choferes de colectivos están otra vez en alerta y si este martes no cobran lo prometido por la Nación, a partir del miércoles podrían realizar un nuevo paro del transporte urbano e interurbano.

Los cerca de 1.500 colectiveros cobraron solo el 50 por ciento de su salario y esperaban que entre el jueves y viernes pasado llegara el dinero correspondiente a los subsidios de Nación. Sin embargo, esos fondos hasta este momento no llegaron y ahora amenazan con un nuevo paro de transporte urbano e interurbano en el departamento Rosario a partir del miércoles.

“No llegaron los fondos de la Nación que esperábamos para el jueves o viernes pasado”, señaló Sergio Copello, secretario general de UTA, seccional Rosario, quien además aclaró que unas 1.500 familias no han terminado de cobrar los fondos de septiembre.

“Estamos en estado de alerta hasta mañana (martes). Y en caso de que no arriben, resolveremos en una reunión gremial virtual -por la pandemia- las medidas a tomar”, expresó en diálogo con La Capital.

En ese marco, el dirigente gremial sentenció que hasta ahora cobraron el 50 por ciento de su salario, porque “provincia y municipio ya cumplieron con los pagos comprometidos”.

“Los trabajadores del interior del país seguimos sufriendo la discriminación y el unitarismo de este gobierno nacional”, argumentó Copello, en referencia a que mientras los subsidios llegan tarde al interior al área metropolitana de Buenos Aires (AMBA) llega en tiempo y forma.

El transporte viene padeciendo una serie de inconvenientes en Rosario y la región que se agravó con la pandemia, lo que derivó en sucesivos paros a los largo de los últimos meses, en que los colectivos estuvieron parados casi 90 días en los últimos cinco meses y medio.

Con un sistema de colectivos que traslada sólo el 20 por ciento de sus pasajeros si se los compara con la prepandemia, subsidios insuficientes, reclamos laborales y empresas en jaque financiero, el Ejecutivo municipal envió a la comisión de Servicios Públicos del Concejo el proyecto de rediseño del transporte, donde también lo declara en emergencia.