La región de Lombardía, la más golpeada por el coronavirus en Italia y que concentra casi la mitad de las víctimas fatales en el país, pidió autorización al Gobierno nacional para imponer desde esta semana el toque de queda nocturno para frenar la propagación de la enfermedad.

El gobernador lombardo, Attilio Fontana, aseguró en declaraciones televisivas que pidió al Gobierno italiano autorización para restringir la movilidad y la apertura de negocios entre las 23 y las 5 para hacer frente a la difusión de la segunda ola de Covid-19.

La propuesta de Fontana, que incluye también el cierre de centros comerciales el fin de semana, ya tuvo la aprobación del ministro de Salud, Roberto Speranza, que apoyó en declaraciones que reproduce hoy el diario Repubblica la instalación del toque de queda.

La medida, que deberá ser autorizada por el Gobierno de Giuseppe Conte, busca establecer hasta el 13 de noviembre una restricción total de los movimientos nocturnos.

Lombardía, donde se concentran 17.084 de las 36.616 víctimas que ha tenido Italia desde el inicio de la pandemia, experimenta en los últimos días un nuevo aumento de los contagios que la han llevado a tener 24.634 de los 134.003 casos activos a nivel nacional.

Lombardía, motor económico del país que aporta el 22% del Producto Bruto Interno (PBI), registró ayer una tasa de positividad del 11.5% sobre los test efectuados, más de dos puntos superior a la media nacional de 9.4%, según los datos del ministerio de Salud.

Al mismo tiempo, en la sureña Campania, el alcalde de Nápoles, Luigi De Magistris, advirtió sobre un inminente colapso hospitalario y proyectó que “seguramente” la región deba establecer una nueva cuarentena por los “errores” del Gobierno regional.

“Seguramente deberemos ir a una nueva cuarentena, quedan solo 15 puestos en terapia intensiva”, lamentó De Magistris en declaraciones radiales.

Campania, donde el Gobernador Vincenzo De Luca ordenó el cierre de escuelas hasta el 30 de octubre, se mantiene hace días dentro de las tres regiones con más casos diarios y concentra hasta este martes 18.314 de los casos activos el país.

A nivel nacional, Conte dispuso en los últimos días una nueva batería de medidas para frenar la difusión del virus, como el uso obligatorio de barbijos en lugares abiertos hasta el 13 de noviembre, con el fin, planteó, de evitar una nueva cuarentena generalizada hacia Navidad.