La compañía YPF informó hoy que canceló los contratos con el grupo Exmar Energy Netherlands B.V., Exmar Argentina S.A.U. y Exmar N.V., suscriptos dos años atrás, para utilizar una barcaza de gas natural licuado (GNL) instalada en el puerto de Bahía Blanca, mediante el acuerdo de pago de US$ 150 millones.

De esa manera quedaron sin efecto los convenios firmados en noviembre de 2018 por la gestión de la empresa encabezada entonces por Miguel Ángel Gutiérrez, que generaron exportaciones de GNL a pérdida.

Mediante el acuerdo, Exmar no tendrá derecho a iniciar reclamos arbitrales o judiciales, según indicó una nota enviada por YPF a la Bolsa de Comercio de Buenos Aires.

La comunicación precisó que el acuerdo con la empresa europea contempla “la finalización de los acuerdos de chárter y servicios de licuefacción de la barcaza licuefactora Tango FLNG” y de “los reclamos arbitrales pendientes”.

Según se informó, la compañía nacional hará un pago inicial de US$ 22 millones, mientras que la suma restante se abonará en 18 pagos mensuales.

El acuerdo original contemplaba una duración de las operaciones por 10 años, con una inversión por parte de YPF de aproximadamente US$ 20 millones.

Se esperaba que la petrolera estatal produjera un volumen aproximado de gas natural licuado (GNL) de 500.000 toneladas por año, a partir de sus yacimientos en todo el país, a fin de exportar el recurso a distintos mercados de Asia, Europa y la región.

“Se trata del primer proyecto flotante de exportación de GNL en América Latina, el tercero en el mundo, que incluirá a Argentina dentro del selecto grupo de países exportadores de GNL”, se había comunicado en noviembre de 2018.

La barcaza finalmente subutilizada posee una capacidad de almacenamiento de 16.100 m3 GNL y de licuefacción de 2,5 mm3/d de gas natural, y la expectativa durante la gestión anterior era “generar ingresos por más de US$ 200 millones por año”.