Parece que se agranda la lista de multinacionales que quiere abandonar el país. Este martes se conoció que la compañía Brightstar está buscando un comprador para sus operaciones en la República Argentina.

La firma está radicada en Tierra del Fuego y se dedica al ensamblaje de celulares marca Samsung y LG.

El cambio de rumbo está enmarcado en una estrategia global de la empresa tras cambiar de mando luego de una venta accionaria. Hace un mes el conglomerado nipón Softbank vendió el 75% de Brightstar a una firma de capital privado llamada Brightstar Capital Partners (BCP) y solo se quedó con el 25% de la compañía.

Se supo que como parte de esa transacción hubo una revisión del portfolio global y se decidió desinvertir en algunas unidades de negocios, como manufactura y distribución, e invertir en otras ligadas a los servicios.

En base a esa orientación se transfirió la operación de Brasil, al igual que negocios de Asia, de Medio Oriente y de otros países de Latinoamérica. En tanto, para el caso de Argentina lo que se busca es o un comprador o un socio estratégico, según trascendió este martes.

Desde la compañía señalan que buscan “alternativas para una transición ordenada sin impactos a nivel productivo, las posiciones de trabajo ni tampoco el abastecimiento al mercado” y “necesariamente algo muy coordinado con los actuales clientes de Brightstar, como son Samsung y LG y proveedores locales”.

Empleos

En la fábrica de Río Grande, Tierra del Fuego, trabajan más de 400 personas. A ellas se suman otras 100 entre el personal del centro de distribución que tienen en Carlos Spegazzini y las oficinas comerciales en Núñez.