Para el secretario de Salud municipal las 49 muertes de este martes se podrían haber evitado y revelan la magnitud de la falta de cuidados entre la población. Señaló que  muchas personas enfermas de covid violan su cuarentena y salen sin alta médica, con el riesgo colectivo que eso supone.

Este martes se lamentaron 49 muertes en Rosario por coronavirus, en un nuevo récord para la ciudad. Para el secretario de Salud municipal, Leonardo Caruana, esta cifra muestra una verdadera “tragedia”, comparable a otras que ha atravesado la ciudad. Y al mismo tiempo, esconde el peor costado del ser humano: la indolencia absoluta frente a la muerte y la enfermedad del otro. Caruana dijo que esas muertes eran evitables con los cuidados sabidos y sorprendió al revelar que muchas personas enfermas de covid en la ciudad violan el aislamiento y salen a la calle sin el alta médica, con el riesgo colectivo que eso supone.

En contacto con el programa Radiópolis (Radio 2), Caruana calificó de tragedia sanitaria a la muerte este martes de 49 personas porque “enfermaron de algo que tiene elementos y posibilidades de que transcurra distinto, y entonces es algo evitable en términos de cuidado”.

Se fueron 49 personas que seguramente fallecieron solas, con el cuidado de un médico o enfermero pero ningún familiar. Cuarenta y nueve familias que no tuvieron un duelo o despedida como otra normalidad nos convocaba a hacer”, lamentó el funcionario.

Estos números provocan angustia, preocupación, tristeza y enojo en términos de algunas reacciones o conductas”, dijo y explicó el “enojo”: “Cuando llamamos a alguien que estamos siguiéndolo cuando era positivo y a los seis días no lo encontramos en la  casa”.

Así, el funcionario reveló la magnitud de los incumplimientos a las medidas de cuidado, que van aún más allá de compartir un almuerzo familiar. “La conducta de negación, todo lo que ha sido la interpelación de la vida de las personas lleva a que una persona que haya estado con síntomas o se sienta bien y haya tenido que trabajar, (salga). Se generan estas cosas, son parte de las conductas sociales de las personas”, lamentó y sostuvo que es necesario buscar “otro camino” y mejorar la comunicación.