La Asociación de Clínicas manifestó el problema en una carta al ministro González García. Trabas en la importación de medicación esencial, usada en terapia intensiva, complican el stock. Además, se dispararon los precios

El faltante de drogas específicas y un inescrupuloso aumento del precio de las que quedan pusieron en jaque la atención a pacientes graves de coronavirus que permanecen internados en terapia intensiva, en la ciudad y en todo el interior del país.

Así se lo hizo saber la Asociación de Clínicas, Sanatorios y Hospitales Privados de Rosario y Zona al ministro de Salud de la Nación, Ginés González García. En concreto, le dirigieron una carta con la intención de destrabar la adquisición de los medicamentos necesarios.

“Los pacientes que padezcan enfermedad covid-19, de curso grave, no se van a morir por falta de camas críticas UTI, ni por falta de respiradores, ni por falta de recursos humanos. Lo harán por inaccesibilidad del costo de la medicación para poder tratarlos”, expresa la misiva que apela a la intervención del Ministerio.

El presidente de la Asociación, Roberto Villavicencio, señaló este miércoles en Radio 2 que el problema es la ausencia de stock, en algunos casos, y el desmesurado incremento de los costos de los productos por constantes remarcaciones ante la falta de competencia en el mercado.

Explicó que los pacientes que están en terapia intensiva “necesitan respiración asistida y para esa condición deben estar sedados, es decir, anestesiados, y se necesitan drogas”.

Se trata, precisó, de “analgésicos muy potentes y eso está faltando, o lo disponible ha crecido en forma abismal en su costo, entre 400 y 600%”, lo que vuelve “crítica” la situación en el interior del país y particularmente en Rosario, con la explosión de casos de coronavirus de las últimas semanas.

Por caso, una de esas medicaciones esenciales, denominada propofol, “aumentó 416 por ciento, pasando de 555 pesos a 800 la unidad”, detalló Villavicencio en el programa La primera de la tarde. “Pero lo más importante es que no encontramos la droga”, alertó.

La causa de esta crisis, analizaron desde la Asociación de Clínicas, es que “los laboratorios tienen problemas de importación, no están llegando los contenedores desde hace dos meses, se depende de un solo laboratorio y entre todas las instituciones se va midiendo el stock”, que en promedio hoy alcanza para apenas 10 o 15 días más.

La carta completa enviada al ministro de Salud