Las regiones italianas de Calabria y Cerdeña se preparan a ordenar el toque de queda nocturno para frenar el coronavirus, luego de la decisión de las tres regiones más pobladas del país de prohibir los desplazamientos entre la medianoche y las 5 de la mañana a fin de contener el avance de la enfermedad.

Según coinciden hoy los diarios Republica, Corriere y La Stampa, los Gobiernos de la sureña Calabria y de la isla de Cerdeña emitirán en las próximas horas ordenanzas regionales para limitar los desplazamientos y establecer el toque de queda entre las 24 y las 5 de la mañana, salvo excepciones de trabajo o urgencia.

Según la cadena Rai, la isla de Cerdeña podría también disponer, por 15 días, el bloqueo de los transportes aéreos y fluviales con el continente para contener la difusión del coronavirus.

Ante una segunda ola de coronavirus con picos máximos de casos diarios, el Gobierno de Giuseppe Conte prolongó el “estado de emergencia” hasta el próximo 31 de enero y habilitó a las regiones a disponer medidas de restricción por su cuenta, aunque “en consulta” con el Ejecutivo nacional.

En ese marco, 20 millones de personas que viven en Lacio, Lombardía y Campania, las tres regiones más pobladas del país, tendrán prohibido desde esta noche salir de sus casas entre las 23 y las 5, incluidos los habitantes de las capitales regionales Roma, Milán y Nápoles, respectivamente.

Además de las disposiciones regionales, también la ciudad Génova, uno de los puertos más importantes del país, dispuso el cierre de negocios entre las 21 y las 6.

Italia registró ayer 16.079 casos, un récord desde el inicio de la pandemia, mientras que las víctimas totales por coronavirus llegaron a 36.968.

A nivel nacional, Conte decretó el uso obligatorio de barbijo hasta el 13 de noviembre próximo dentro de una batería de medidas con las que busca contener la enfermedad.