La medida regirá al menos hasta el 3 de noviembre, y se suma a otras similares en une Europa que vive un fuerte rebrote de contagios.

La República Checa ha quedado cerrada al turismo extranjero y también para visitas de amigos que viven en el país, como consecuencia de las nuevas restricciones al movimiento de personas derivadas de la expansión de la pandemia de coronavirus, anunció este viernes 23 de octubre el ministerio checo de Asuntos Exteriores en su web.

“Como resultado de las medidas de crisis emitidas por el Gobierno esta semana, no es posible viajar a la República Checa como turista o para visitar a amigos“, señaló la diplomacia checa en Twitter.

La medida, que estará en vigor hasta el 3 de noviembre, causó una oleada de quejas en las redes sociales, donde algunos afectados pidieron con insistencia visados para su pareja sentimental extranjera.

Una turista en el Puente de Carlos. No se podrá ingresar a República Checa al menos hasta el 3 de noviembre (Shutterstock)
Una turista en el Puente de Carlos. No se podrá ingresar a República Checa al menos hasta el 3 de noviembre (Shutterstock)

“#LoveIsNotTourism!”, asegura Ioanna Kolovou, una de las promotoras de la campaña “Sweetheart Visa”, que defiende los intereses de unos 400 extranjeros que no pueden volver a la República Checa para reunirse con su ser querido.

“¿Cuántas veces debemos decirlo? Emitan visados para nuestras parejas ahora, porque son familia y esenciales”, concluye Kolovou.

La medida es una más en una Europa que vive un fuerte rebrote de contagios que está provocando algunos cierres de fronteras nacionales e incluso regionales. Como el caso del distrito alemán de Berchtesgaden, en Baviera, que el pasado miércoles decretó una cuarentena estricta y obligó a numerosos turistas a abandonar el lugar.