El intendente Emilio Jatón les confirmó este viernes a aproximadamente 45 permisionarios de la estación terminal de ómnibus “Manuel Belgrano”, que estarán eximidos del pago del canon correspondiente a los meses de inactividad.Santa Fe

Fue durante un encuentro virtual del que también participó el subsecretario de Gobierno del municipio, Ezequiel Costamagna; la presidenta del Ente Autárquico Municipal del Mercado Norte, actualmente a cargo de la administración de la Terminal, María Pía Chiappero; y la gerenta del Ente Autárquico Municipal del Mercado Norte, Telma Puente.

La decisión se enmarca en las diferentes iniciativas del municipio que tienen como objetivo colaborar con la compleja situación de aquellos sectores productivos que no pueden desempeñar sus tareas con normalidad desde hace más de siete meses, por efecto de la pandemia de COVID-19. El objetivo es colaborar en el sostenimiento de la actividad y superar la crisis mediante el esfuerzo conjunto.

Jatón subrayó que “desde la Municipalidad venimos apoyando a los distintos sectores que sufren las consecuencias. En este sentido, la Terminal de Ómnibus fue una de las más afectadas porque todo lo que es transporte de pasajeros interurbano y de larga distancia se frenó por la pandemia. Así que también queremos ayudar a sobrellevar esta crisis a todos los locales que vivían del movimiento de la estación”.

Por ese motivo se determinó que los propietarios de locales comerciales y boleterías quedarán eximidos del canon hasta diciembre próximo y con retroactividad al mes de abril. En caso de haber realizado algún pago, el mismo será tomado a cuenta de futuros abonos. Del mismo modo, se reprogramarán aquellos pagos correspondientes a gastos comunes y expensas de los locales y se confeccionará un plan de pago de hasta 18 cuotas.

Esta medida no alcanza a las empresas de encomiendas ubicadas en la terminal, las cuales desarrollaron sus actividades con normalidad y, más aún, vieron incrementado el volumen de trabajo.

Luego de la reunión, Costamagna explicó que “los permisionarios y locatarios de la terminal de ómnibus -las boleterías y locales comerciales- han tenido un parate muy fuerte desde que comenzó el aislamiento y no pudieron continuar con sus actividades”.

Por último, recordó que el municipio continúa con la asistencia a la Terminal, a través de aportes directos para el mantenimiento de la seguridad y los servicios en el edificio.

Cabe recordar que se trata de la primera vez en la historia de la capital provincial que la terminal de colectivos debe cerrar sus puertas para impedir ingresos. Se trata de 37 aberturas para las cuales hubo que adquirir cadenas y candados con el objetivo de impedir el ingreso de personas mientras se aplican los protocolos de limpieza y desinfección de las instalaciones.

Gente de trabajo

Nicolás Senn, concesionario del bar Plataforma que está ubicado dentro de la Terminal, se mostró satisfecho por la medida que, al igual que el resto de los permisionarios, “pedíamos y esperábamos”. Según dijo, sintió “alivio al saber que nuestras deudas se achican un poco y que vamos a tener la posibilidad de financiar los gastos comunes, que son las expensas”.

En ese sentido mencionó que los comerciantes de la estación “estamos todos muy apenados por no poder trabajar y vemos cómo nuestros negocios se vienen abajo porque a la terminal no entra gente. La verdad, es muy desesperante para todos más teniendo en cuenta que somos uno de los últimos rubros en reactivarse”, relató.

Pese a ello, aseguró que “mantenemos la esperanza de poder salir adelante. Somos gente de trabajo; hace muchos años que estamos en terminal y la vimos pasar por muchos procesos diferentes. Ahora veníamos viendo un trabajo sostenido de parte del municipio y del Ente que gerencia la terminal, con una meta clara que es mejorar”, recordó.

“Estábamos comenzando a ver un cambio y la pandemia no sólo lo frenó, sino que nos hace retroceder”, insistió Senn. A la vez, subrayó que la terminal de ómnibus es “un servicio indispensable para toda la ciudad y la región”. Por último, el propietario del bar se mostró “esperanzado porque estamos siendo escuchados”.