El intento de copamiento de la Plaza se produce mientras continúa la votación del Plebiscito Nacional 2020, en el que los chilenos decidirán si cambian o no la Constitución de 1980, impuesta por la dictadura de Pinochet, así como el mecanismo para su redacción.

Centenares de jóvenes tomaron este domingo la Plaza Baquedano y colgaron sus banderas y pancartas en la estatua ecuestre en el centro del emblemático lugar de protestas en Santiago, Chile, después de que la policía se retirara del lugar y tras varios enfrentamientos.

“Plaza de la Dignidad, no olvidamos, 1973” reza el cartel principal colgado en estos momentos, en referencia al año del golpe de estado que derrocó a Salvador Allende, y al nombre con que la plaza fue rebautizada en medio del estallido social iniciado en octubre de 2019.

Poco antes, los manifestantes y las fuerzas antidisturbios de la policía se enfrentaron en los alrededores del lugar, informó el portal de la radio Bio-Bio.

Los carabineros habían intentado intentado dispersar un grupo mientras intentaba colgar una bandera y cuando los uniformados se acercaron fueron rechazados por los manifestantes, que con apoyo de otros jóvenes que deambulaban por los alrededores que respondieron lanzando piedras a los uniformados.

Chile vota el Plebiscito Nacional 2020, en el que los chilenos decidirán si cambian o no la Constitución de 1980.

Chile vota el Plebiscito Nacional 2020, en el que los chilenos decidirán si cambian o no la Constitución de 1980.

La policía respondió con carros hidrantes y el “zorrillo”, un vehículo blindado que esparce gases lacrimógenos entre la multitud.

Luego la policía se replegó y dejó a los manifestantes copar la plaza, que los manifestantes esperan usar para celebrar el resultado del plebiscito que los chilenos celebran este domingo para decidir si cambian o no la Constitución de 1980, impuesta por la dictadura de Augusto Pinochet (1973-90).

Colectivos sociales y grupos militantes colgaron en la red social Twitter videos con imágenes de jóvenes corriendo entre el potente chorro de agua del “guanaco” y lanzando artefactos a los vehículos policiales, que reprimen con fuerza.