La titular de Control y Convivencia, Carolina Labayrú, señaló que durante el fin de semana se desactivaron varios encuentros sociales.

Tras las clausuras en este fin de semana de seis locales por contravenciones de las normas sanitarias vigentes, la secretaria de Control y Convivencia de la Municipalidad de Rosario, Carolina Labayrú, dijo este lunes que las fiestas multitudinarias en la ciudad “aflojaron”, pero a la vez remarcó que se siguen registrando “encuentros más de tipo familiar, de entre seis y ocho personas”.

Las reuniones sociales y afectivas son un problema en la pandemia. Las autoridades políticas y sanitarias tanto de provincia como de la Municipalidad han remarcado que la mayor parte de los contagios de coronavirus se producen en ese tipo de hechos, donde por lo general no se puede controlar si se aplican los protocolos sanitarios o si se siguen normas de prevención tales como distanciamiento social, uso de tapaboca o higiene en general.

En declaraciones, la funcionaria municipal encargada de los controles hizo un balance sobre las clausuras que se realizaron este fin de semana, pero también fue consultada sobre las denuncias en redes sociales sobre la realización de fiestas o reuniones.

“Las fiestas clandestinas multitudinarias, con 40 personas, como las que se veían en el inicio de la pandemia y que fuimos atacando, la verdad aflojaron. No se siguen dando. O al menos no tuvimos registros o denuncias para que podamos abordar el tema”, sostuvo la responsable del área de control del municipio.

Labayrú instó en ese sentido a que la gente haga la denuncia correspondiente si se dieran ese tipo de encuentros que por el momento no están permitidos. Lo que sí admitió fue que se siguen registrando encuentros o reuniones más de tipo familiar con seis u ocho personas.

Labayrú contó que “este fin de semana se realizaron intervenciones, pero se trataron de fiestas familiares”, y añadió: “Se abordó la situación con la policía para desactivarlas porque eran del mismo núcleo familiar. Se dispersó a los participantes y se abrió una causa por ruidos molestos que es lo que perturba la paz en el lugar”.

La Secretaría de Control y Convivencia de Rosario realizó clausuras de varios locales comerciales durante este fin de semana. En estos casos, determinó el cierre de los locales y ordenó el desalojo de los asistentes.

Agentes municipales desarrollaron múltiples intervenciones en distintas zonas de la ciudad, para fiscalizar que se cumplan las condiciones de higiene y seguridad reglamentarias, así como las últimas normativas vigentes relacionadas a la pandemia de coronavirus. En total se realizaron seis procedimientos en distintos puntos del centro y macrocentro de la ciudad.