El Stella Maris College de un suburbio de Sidney decidió dar un taller para sus alumnas de 16 y 17 años que no es habitual en los colegios para niñas.

¿Qué cosas se enseñan en un colegio de señoritas? El mundo ha cambiado mucho. Al menos en occidente, cada vez quedan menos escuelas y colegios que tienen alumnos de un sólo sexo, pero todavía hay escuelas tradicionales y confesionales que imparten educación solamente para hombre o mujeres.

El Stella Maris College es una tradicional institución para mujeres en Mainly, al norte de SydneyEl Stella Maris College es una tradicional institución para mujeres en Mainly, al norte de Sydney

En los establecimientos para “señoritas”, era costumbre que se enseñara costura o tejido, asociadas antiguamente a las tareas femeninas. En el siglo XXI, las cosas son distintas. Pero aun así, la decisión tomada por las autoridades del Stella Maris College de Manly, un suburbio al norte de Sydney, en Australia, llamó la atención en todo el país.

Una de las instructoras de Galmatica, durante el curso en la escuela Stella MarisUna de las instructoras de Galmatica, durante el curso en la escuela Stella Maris

La dirección decidió incorporar al programa de las niñas del 11° año (entre 16 y 17 años de edad) un curso para aprender a medir la presión y cambiar los nuemáticos, chequear los niveles del aceite y líquido refrigerante de un automóvil y resolver qué hacer en el caso de un accidente.

La iniciativa, acercada a la escuela por Galmatic, una organización que se dedica a instrucción sobre mantenimiento y reparación de autómoviles, encajó perfecto en los principios de la escuela de “formar mujeres fuertes, independientes y con diferentes habilidades”.

“Armamos tres grupos de alrededor de 30 niñas en lo que llamamos una incursión (un evento especial que se lleva a cabo dentro del predio de la escuela”, contó Amy Smith, asistente principal de bienestar estudiantial, al diario Daily Mail. “Todo nueestro personal y la directora Elizabeth Carnegie sintieron que un taller como este sería muy beneficioso y un aprendizaje que las chicas neceistan tener antes de dejar la escuela. También era importante mostrarle a las chicas que tienen la capacidad para resolver situaciones por ellas mismas cuando esten en la ruta y que no tengan que depender de otra persona”

El curso fue organizado en conjunto con Galmatic, una institución que se dedica a promover el aprendizaje de los cuidados del automóvil y fue dictado también por mujeresEl curso fue organizado en conjunto con Galmatic, una institución que se dedica a promover el aprendizaje de los cuidados del automóvil y fue dictado también por mujeres

También los instructores quedaron muy satisfechos. “El objetivo principal es que los adolescentes se sientan cómodos al volante. Ultimamente ellos conducen vehículos muy grandes que pueden volverse muy costosos si no son mantenidos con cuidado. Siempre recalcamos a nuestros alumnos que nunca debes ignorar un problema con tu automóvil, tienes que atenderlo por tu propia seguridad”, explicó Eleni Mitakos, la directora de Galmatic,

Lo que nadie esperaba es la repercusión que tuvo el curso en las redes sociales una vez que la escuela subió fotos a su página de Facebook. Estallaron los comentarios de muchísima gente aplaudiendo la iniciativa y pidiendo que se extienda a todas las escuelas de Australia.

Una de las alumnas en plena tarea de cambio de un neumáticoUna de las alumnas en plena tarea de cambio de un neumático

“Creo totalmente que esto debe enseñarse en las escuelas. Para aquellos cuyos padres no les eseñaron, o no les peuden enseñar o no los tuvieron cerca. Debe ser enseñado como otras destrezas indispensables para la vida como cocina, cocer y completar la declaración de impuestos”, escribió Mel Evans

Fantástica idea. Puede salvarles un día, pero además aprenden que el automóvil necesita de mantenimiento”, agregó Gail Lock.

“Por qué sólo para las chicas. ¡Los muchachos necesitan aprender eso también! Pero sí, debería ser parte de la enseñanza básica, como también como lavar la ropa, cocina comidas simples, para todos los estudiantes”, acortó Ashleigh Brooks.