Se lo plantearon a los concejales que integran la comisión de Servicios Públicos. También quieren reglas claras con las Apps de traslados.

Representantes de distintas entidades que nuclean a los taxistas les plantearon este lunes a los concejales que integran la comisión de Servicios Públicos del Concejo la necesidad de que se establezca un incremento en la tarifa del sector, pidieron que se refuercen los controles sobre los remises truchos y que se clarifiquen las normas sobre el funcionamiento de algunas aplicaciones para traslados.

El planteo llegó a través de una videoconferencia en la que se manifestaron Rodolfo Perrone, de la Asociación de Titulares, Taxistas y Remises de Rosario (Attir), y a la presidenta de la Cámara de Mujeres Taxistas, Natalia Gaitán.

Sin medias tintas, Perrone aseguró que el sector “no da más sin un aumento”. En tal sentido,dijo que esa suba se necesita con “cierta premura” y admitió que hoy los tacheros apenas están haciendo “seis ó siete viajes por día”.

A la hora de dar detalles de cómo se está trabajando, dijo que la mayoría de las unidades lo está haciendo “con un solo chofer” y subrayó que “un auto que se rompe es muy difícil que se pueda arreglar, y si es un choque grande, peor”.

“Entendemos que los aumentos no caen bien, pero no nos queda otra alternativa”, puntualizó y destacó que “los choferes que se bajan, no vuelven. Hay más de mil autos que están guardados y esa carencia no se ve en el servicio, porque no hay demanda”, consideró.

El referente recordó que en su momento habían pedido al Departamento Ejecutivo una reducción de la tasa de desinfección y de inspección, que aún no se hizo efectiva.

Actividad ilegal

Por su parte, Gaitán destacó que habían presentado en la Intendencia un reclamo para que se inspeccionaran “25 remiserías ilegales”, pero destacó que “sólo clausuraron cuatro. “Nos habían dicho que iban a trabajar sobre dos remiserías por semana, situación que evidentemente no se hizo”, indicó.

En tal sentido, dijo que los taxistas “se sienten muy perjudicadas por la gran cantidad de remises ilegales que hay en Rosario y que además trabajan con aplicaciones”.

En ese punto, dijo que “cada aplicación se tiene que homologar” y mencionó que sin dudas los perjudica laboralmente.

En ese punto, el concejal justicialista Eduardo Toniolli dijo que el auge de los viajes que se realizan utilizando esas aplicaciones “se agudizó con la pandemia”. Aludió a que “es el Estado el que tiene el monopolio” con relación a si “se puede prestar o no un servicio, son concesiones reguladas”.

Es más, hizo referencia a empresas ilegales o informales y mencionó que “algunas se promocionan en los medios y una hasta es sponsor de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA)”.

El concejal recordó el caso de la firma Cabify, que empezó como remisería legal en Rosario y “luego terminó despachando taxis y autos particulares”, para insistir respecto al monopolio del Estado que “regula situación profesional, modelos, autos y tarifas”. También aludió a lo ocurrido en la ciudad de Montevideo (Uruguay), donde a partir de situaciones similares “con taxis y remises el sistema es totalmente precarizado”.

Toniolli propuso “sacar una declaración que no deje lugar a dudas” en defensa del actual sistema.

Gaitán, en tanto, volvió sobre el pedido de aumento tarifario y sostuvo: “Estamos luchando por defender las fuentes de trabajo. Necesitamos un aumento de emergencia para sostener nuestro empleo”, remarcó.

Así las cosas, uno de las tantas actividades económicas que están golpeadas reclama un auxilio que los ayude.