Ocurrió pasada la medianoche en Avellaneda al 3000, y la pareja fue golpeada por un ladrón que no llegó a robar nada y se dio a la fuga. “Fue una noche de terror” dijo Andrea, víctima del asalto.

Según relataron, el matrimonio llegaba de trabajar pasada la medianoche y antes de ingresar a la vivienda, fueron sorprendidos por un ladrón, que estaba armado.

“El ladrón golpeó al hombre y empujó a la mujer, que está embarazada. Por suerte no sufrieron lesiones de consideración” indicó.

Los vecinos advierten de esta violenta entradera y llaman al 911. Antes de la llegada de los agentes policiales, el ladrón se fugó del lugar. Aunque el dato es que quiso hacerlo en auto, un Ford Focus color bordó, pero el vehículo no arrancó y el delincuente se fugó corriendo.

Otro dato aportado es que los vecinos habían advertido la presencia de ese auto color bordó transitando durante la jornada por el barrio, por lo que se presume el ladrón estuvo planeando el hecho delictivo.

Andrea, víctima del asalto, relató que fue una noche de terror y recordó que hace tres meses habían sufrido un asalto, con su hija dentro de la casa. Relató que tras cenar quisieron entrar los autos al garaje y allí fueron atacados por el ladrón.

“Cuando subo al auto, me empujan la puerta del auto y veo que era un chico grandote y me empujó. El embarazo está todo bien. Mi hicieron una ecografía y está todo bien. Tengo el dedo quebrado. Me tiene que entablillar” señaló Andrea.

Agregó que su marido forcejeó con el ladrón y ella busco cuchillo tramontina para defenderse, hasta que su pareja le pidió que accione la alarma y el ladrón se fugó. “Toda la situación fue muy fea. Fue de terror” concluyó Andrea.