El Reino Unido registró 367 muertes por coronavirus en las últimas 24 horas, la cifra más alta en cinco meses, y 22.885 nuevos casos en medio de una segunda ola de infecciones, informaron hoy las autoridades.

Según los datos aportados por el Gobierno, el total de fallecimientos aumentó de 45.000 a 45.365, la cifra más alta de muertos en un día desde el 27 de mayo, cuando se registraron 422 decesos.

Yvonne Doyle, directora médica de Salud Pública de Inglaterra, advirtió hoy que es probable que el creciente número de muertes por coronavirus continúe durante algún tiempo debido al aumento en los casos.

“Seguimos viendo que la tendencia en las muertes aumenta y es probable que esto continúe por algún tiempo. Cada día vemos más personas que dan positivo y aumentan las admisiones hospitalarias”, agregó en un comunicado.

El Reino Unido registra el mayor número de muertes en Europa y continúa siendo el más afectado por el resurgimiento del virus que cobró fuerza en las últimas semanas.

Sin embargo, los datos muestran que la pandemia comenzó a desacelerarse en la segunda quincena de octubre gracias a restricciones más estrictas.

El país soportó un confinamiento total durante tres meses desde el 23 de marzo para controlar el virus y actualmente más de 8 millones de personas están nuevamente bajo severas restricciones.

Todas las regiones están siendo afectadas, con la ciudad de Londres la que enfrenta ahora el pico más alto, pero las medidas para frenar el coronavirus difieren en las cuatro naciones que conforman el Reino Unido.

En el caso de Inglaterra, el primer ministro británico Boris Johnson dispuso un sistema de alertas de tres niveles escalonado que se puede ajustar dependiendo del aumento de infecciones.

En el nivel tres, que corresponde al más alto, se encuentran la región de Gran Manchester, Liverpool, el condado de Lancashire y Yorkshire del sur, Warrington, mientras que Nottingham y sus alrededores lo estarán desde el jueves

A pesar de que en Londres la cantidad de casos sigue acelerándose, la capital británica continúa bajo el nivel de alerta dos, que implica restricciones de horarios en bares y restaurantes y las personas que no viven juntas no pueden reunirse en interiores o exteriores.

En el nivel tres, se suma el cierre total de los bares y pubs que no sirven comidas sustanciales.

A su vez, la región autónoma de Gales entró en una cuarentena generalizada la semana pasada, similar a la implementada al principio de la pandemia, durante 17 días desde el viernes pasado al Igual que la ciudad de Liverpool, al norte de Inglaterra.

Mientras que Escocia, impuso un sistema de restricciones de cinco niveles que entrará en vigencia el próximo lunes.