Una discusión en Larrea al 3200 concluyó con el desbaratamiento del “casino” ilegal. Secuestraron 12 computadoras y demoraron a la dueña del local.

Una pelea vecinal por una medianera terminó con una mujer demorada y una sala de juego clandestina desbaratada en la zona oeste de la ciudad.

Los policías realizaron el procedimiento en calle Larrea al 3200 tras una llamado al 911 por una trifulca entre vecinos.

Unas diez personas discutían por un problema de convivencia y cuando llegaron los uniformados varios se dispersaron.

Quedaron discutiendo solo dos personas: un joven de 26 años y su vecina Betiana Elizabet C., de 42.

La sala de juego funcionaba en una vivienda de zona oeste.

El muchacho dio el dato que terminó con un hallazgo: “Vos ahí adentro tenés un casino clandestino, mostrale a los Policías”, dijo el vecino.

Inmediatamente los agentes de la comisaría 32° ingresaron a la vivienda y encontraron la sala de juegos clandestina, tipo casino.

Secuestraron doce computadoras que fueron trasladadas a la seccional policial. La dueña de la vivienda quedó demorada y las actuaciones fueron informadas al juez Luis María Caterina, quien determinará la situación procesal.