La concejala Laura Spina (UCR- FPCyS) pide que se convoque a la Comisión y se dé a conocer la fecha de terminación de la obra de restauración y la futura refuncionalización de la histórica Casa.

“Hemos visto que la restauración ha continuado en los últimos meses, pero es imperioso que la Comisión que tiene a cargo las tareas de asesoramiento en relación con las obras de recuperación integral, así como de la refuncionalización de la Casa del Brigadier, vuelva a ser convocada para dar cuenta de la fecha de terminación y el destino final que darán a la misma” declaró la concejala.

La restauración de la Casa del Brigadier Estanislao López, ubicada en la intersección de Av. Gral. López y 9 de Julio impulsada por el exgobernador (Miguel Lifschitz), establece un alto grado de recuperación del edificio y mantenimiento de la imagen incorporada en la memoria colectiva, a través del respecto de la fusión de las diferentes intervenciones en los distintos períodos históricos.

“Esta casa fue la residencia del principal héroe de la provincia hasta su muerte por lo cual es una de las primeras referencias históricas de la ciudad. Se trata de un Monumento Histórico Nacional y Patrimonio Cultural de la Provincia, de ahí la importancia que reviste. Además, para nuestro municipio esto es de trascendencia histórica, patrimonial, urbanística, cultural, educativa y turística” dijo Spina.

El proyecto de su autoría solicita al Departamento Ejecutivo Municipal que interceda ante el Poder Ejecutivo de la Provincia a los fines de que convoque en forma virtual, por causa de la situación sanitaria, a la Comisión Asesora para la Recuperación Integral, Puesta en Valor y Refuncionalización de la Casa del Brigadier y el Emplazamiento Definitivo del Archivo Histórico de la Provincia, a los fines de informar sobre la evolución de la obra de restauración y la futura refuncionalización, Decreto 289/17.

“En razón a que, en el año en curso, no se ha celebrado ninguna reunión de dicha Comisión, es que solicitamos la convocatoria con las autoridades de los Ministerios de Infraestructura para analizar la obra y por otro lado con las autoridades de Cultura por el proyecto de la futura funcionalidad del inmueble como Casa del Federalismo e historia del Brigadier” expuso la edil.

Y finalizó: “El diálogo entre el Museo de la Constitución y la Casa del Brigadier enmarcan los orígenes de nuestra nacionalidad, nuestra forma de Estado y la consolidación constitucional, todo lo cual constituye una de las fortalezas culturales y turísticas que nuestra ciudad tiene para compartir con todo el país y visitantes de otras latitudes interesadas en nuestra historia”.

Cabe mencionar que en la Comisión participan, además de la Provincia, la Junta Provincial de Estudios Históricos, la Asociación Amigos del Archivo General de la Provincia; la Asociación de Archiveros de Santa Fe; la Asociación Parque Biblioteca de la Constitución Nacional; la Comisión Municipal de Defensa del Patrimonio Cultural; la Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo de la Universidad Nacional del Litoral; la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Universidad Nacional del Litoral; la Facultad de Arquitectura de la Universidad Católica de Santa Fe; la Facultad de Humanidades de la Universidad Católica de Santa Fe y el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Santa Fe).

La casona, un repaso por su historia

La primera utilización conocida de ese solar data de mediados del siglo XVIII, cuando el gobierno de entonces se lo asignó a la Orden de los Mercedarios, que lo utilizó para dependencias de servicio y viviendas de esclavos.

Ya en el siglo XIX, el médico español Manuel Rodríguez, suegro del Brigadier Estanislao López, adquirió el terreno en una subasta y construyó la casa que luego ocuparía López tras casarse con su hija, María Josefa del Pilar Rodríguez de Fresno. Rodríguez llegó a Santa Fe en 1790 y obtuvo el cargo de protomédico, la máxima posición médica de la época. Fue el primero en tratar la lepra en la ciudad y por eso el hospital protomédico lleva su nombre.

López vivió en esta casa hasta su muerte en junio de 1838 (su viuda y sus hijos continuaron viviendo aquí después de su fallecimiento).

En 1872, el nuevo propietario de la casa, Daniel De la Torre, realiza importantes modificaciones italianizantes y le agrega el segundo piso, como hoy se la conoce.

En 1942, la casa es declarada Monumento Histórico Nacional y desde 1946 es la sede del Archivo General de la Provincia de Santa Fe (hasta enero de 2017).

En 1963, el gobierno de la provincia se la compró a los últimos propietarios.