A solo dos días de finalizar el plazo que la justicia le dio para llevar a cabo el desalojo en Guernica, el gobierno bonaerense decidió que otorgará un subsidio de hasta $ 50 mil para desalentar las tomas de tierras sin recurrir a las fuerzas de seguridad.

La medida fue plasmada en el Boletín Oficial de la Provincia de Buenos Aires a través del decreto 938/2020, cuyo objetivo es crear un “Programa de Asistencia Crítica y Habitacional” por el cual se asistirán y otorgarán fondos a las personas y familias en “extrema vulnerabilidad social” con el fin de atender los problemas habitacionales.

El programa en cuestión será llevado adelante por el Ministerio de Desarrollo de la Comunidad Bonaerense, a cargo de Andrés “Cuervo” Larroque, funcionario que desde un primer momento quedó al frente de resolver el conflicto de las tomas de tierras que se multiplican por todo el territorio provincial.

De acuerdo al decreto, el objetivo del programa será “atender a la población vulnerable de la provincia de Buenos Aires, que necesite asistencia para acceder a una vida digna, tanto en materia alimentaria como habitacional, mejorando las condiciones de habitabilidad para grupos en situación de riesgo social, y la calidad de vida de los mismos”.

En tanto, mediante subsidios que pueden llegar hasta los $ 50 mil, los beneficiarios podrán pagar “gastos de alojamiento, materiales de construcción y otros que tengan como propósito resolver el problema habitacional existente”, aunque también podrán utilizarlos para “alimentos, elementos de higiene personal, elementos de prevención, entre otros elementos de primera necesidad”.

El subsidio que reciba cada beneficiario dependerá de “la composición de los grupos familiares y al índice de vulnerabilidad que establezca, en base a lo que surja del informe social correspondiente” y los beneficiarios deberán rendir cuentas con los gastos que realicen.

Por ahora, el monto total de subsidios será de $ 54 millones en tres meses, pero la iniciativa podrá ser prorrogada si el problema continúa.

El plazo para el desalojo en la toma de Guernica vencerá este viernes y todavía quedan un 15% de familias que no aceptaron las negociaciones previas del gobierno bonaerense.