La atribución delictiva fue realizada por el fiscal Daniel Filippi en una audiencia llevada a cabo hoy en la sede de la Fiscalía. El imputado tiene 32 años, sus iniciales son LAB y entregó de forma voluntaria su licencia para conducir. El funcionario del MPA y la Defensa del hombre investigado presentaron una solicitud para que se dicte una restricción de inhabilitación provisoria para conducir hasta tanto se dicte sentencia.

Un hombre de 32 años cuyas iniciales son LAB fue imputado como autor del delito de lesiones graves culposas ocasionadas por la conducción imprudente de un vehículo. La atribución delictiva fue realizada por el fiscal Daniel Filippi en la sede de la Fiscalía Regional 1.

El funcionario del MPA investiga a LAB –quien transita el proceso en libertad– por un hecho cometido el sábado 17 de octubre en la ciudad de Santa Fe. Le atribuyó la autoría del delito de lesiones graves culposas ocasionadas por la conducción imprudente e inexperta de un vehículo automotor, agravado por haber estado con un nivel de alcoholemia superior a un gramo por litro de sangre; por estar conduciendo en exceso de velocidad de más de 30 kilómetros por encima de la máxima permitida; por violar la señalización del semáforo en rojo; y por actuar con culpa temeraria.

En la ruta 1

Filippi sostuvo que “a raíz de lo ocurrido, el imputado entregó voluntariamente a la Fiscalía su licencia para conducir. Asimismo, acordamos con la Defensa que hasta tanto se formalice una resolución al conflicto penal, solicitaremos una medida cautelar de inhabilitación para conducir por el plazo de seis meses y con la posibilidad de que sea prorrogada hasta que se dicte la sentencia”, aclaró.

En relación al hecho investigado, el fiscal indicó que “fue cometido el sábado 17 de octubre aproximadamente a las 23:30 en el kilómetro 3,5 de la ruta provincial número 1”.

“El imputado circulaba a muy alta velocidad en dirección oeste a este y traspasó el semáforo del lugar, que estaba en rojo y no lo habilitaba al paso”, explicó el funcionario del MPA. En tal sentido, relató que “a raíz de su accionar, impactó en la parte trasera al automóvil de la víctima, quien transitaba en el mismo sentido por la colectora y había retomado la ruta en dirección a Santa Fe con el semáforo en verde”.

El fiscal señaló que “el imputado desplegó su conducta con un grado de alcoholemia de 1,028 gramos de alcohol por litro de sangre. Además, condujo su vehículo a una velocidad que excedió en más de 30 kilómetros a la permitida en el lugar en el que ocurrieron los hechos”.