Recibieron una pena de 20 años de prisión por haber estrangulado a un interno. Luego lo colgaron con una sábana en la ventana de la celda.Dos presos que estaban alojados en el Servicio Penitenciario 1 de Jujuy fueron condenados a la pena de 20 años de prisión, acusados de haber asesinado a otro y simulado que se había tratado de un suicidio, informaron hoy fuentes judiciales.

Se trata de Armando Brizuela y Jorge Brizuela, quienes fueron condenado por el Tribunal en lo Criminal 2 de Jujuy, acusados de ser coautores penalmente responsables del delito de “homicidio simple”.

En el mismo debate, los jueces absolvieron a 10 agentes penitenciarios que habían llegado a juicio oral como autores del delito de “incumplimiento de los deberes de funcionario público”.

Según las fuentes judiciales, siete de esos penitenciario no fueron acusados por la fiscalía, mientras que los otros tres fueron absueltos por el beneficio de la duda.

De acuerdo a lo que se estableció en el juicio, los hechos ocurrieron entre las 8 y 12 del 6 de diciembre de 2016 en la Unidad Penitenciaria 1 de la capital provincial, cuando dos presos ingresaron a la celda número 45 del Pabellón 3 donde se encontraba el interno Nelson Cardozo y lo estrangularon manualmente.

Luego, procedieron a colgarlo con una sábana en la ventana de la celda, pretendiendo simular un suicidio.

Al producirse los alegatos de las partes, la fiscalía solicitó la pena de 20 años de prisión para los Brizuela, y un año de prisión de ejecución condicional con más dos años de inhabilitación para los guardiacárceles, de apellido Cabana, Teseyra Arias y Arias; a lo que la querella adhirió.

Finalmente, el tribunal integrado por los jueces Claudia Cecilia Sadir, Luís Ernesto Kamada y María Laura Flores, condenó a 20 años de prisión efectiva a los dos presos y absolvió al resto de los implicados.

En tanto, un hombre que era buscado desde julio de 2016 por el femicidio de su expareja embarazada Yanina Gira, estrangulada con un cinto en un hotel de la ciudad jujeña de San Pedro, fue extraditado a la Argentina luego de permanecer detenido un año en el vecino país de Bolivia.

Se trata de David Mario Vega, quien había sido apresado en octubre de 2019, en la ciudad boliviana de Tarija.

Voceros judiciales señalaron que en septiembre pasado “comenzó a delinearse” la etapa final de la extradición, acordándose a través de las instituciones de seguridad y de las representaciones internacionales de ambos países la entrega de Vega sería el pasado martes en el paso fronterizo que une las localidades de Aguas Blancas (Argentina) con Bermejo (Bolivia).