Más de cien voluntarios participarán de una jornada solidaria que se realizará en la plaza San Martín.

El 9 de noviembre de 1914, Luis Agote realizaba la primera transfusión de sangre en el país. Tiempo después, la fecha quedó institucionalizada como el “Día nacional del donante voluntario y habitual de sangre”, que este lunes se conmemorará con una jornada solidaria en la plaza San Martín. La colecta pública se extenderá entre las 9 y las 16 y participarán unos cien donantes, convocados con turnos de acuerdo a los protocolos de seguridad para evitar contagios de Covid-19. Cada donación de sangre permite salvar la vida de hasta tres personas.

En este año marcado por la pandemia de coronavirus, las colectas públicas de sangre fueron una forma habitual para contrarrestar la disminución de donantes en los centros de salud públicos y privados. Se estima que, desde marzo pasado, se redujeron en un 40 por ciento las donaciones de sangre en hospitales y sanatorios.

“Este año tenemos una gran necesidad de donantes”, señala Andrea Acosta, jefa de Hemoterapia del Centro Unico de Donación, Ablación e Implante de Organos (Cudaio), y destaca que las jornadas de donación como la de hoy “son la única forma que tenemos de reforzar el ingreso de unidades de sangre al sistema de salud”.

Por eso, en conjunto con el Centro de Apoyo Integral Hemato-Oncológico (Cenaih) y la Secretaría de Salud municipal, optaron por conmemorar el Día del Donante de Sangre de una forma “concreta y necesaria”: con la colecta pública que se desarrollará este lunes en la céntrica plaza San Martín. Al mismo tiempo se invita a todas las personas de entre 18 y 65 años que estén en condiciones de donar “a que se acerquen al banco de sangre o servicio de hemoterapia de cualquier hospital y donen en forma voluntaria y habitual”.

Acosta subraya que la donación voluntaria y habitual es la mejor forma que tienen los servicios de hemoterapia de recibir donantes seguros e informados, “que conocen la importancia de la donación, están convencidos y no se sienten en el compromiso de donar sangre”. Además, advierte, “evita la angustia que significa para los familiares de un paciente que necesita una cirugía, salir a buscar donantes en forma urgente”.

La mayoría de los donantes de sangre llegan a los centros de salud cuando familiares o amigos necesitan de una transfusión. Sin embargo, desde hace unos diez años, las autoridades sanitarias y las organizaciones de la sociedad civil empezaron a desplegar campañas y colectas en espacios públicos para lograr lo que se denomina una “comunidad donante”, donde la donación de sangre se convierta en una acción voluntaria, regular, altruista y desinteresada.

La insistencia está dando resultados. Durante el año pasado, hasta el área de donación de sangre ubicada en el segundo piso del Cemar, el centro de especialidades médicas del municipio, llegaron 4.116 personas a donar sangre, de las cuales 1.208 lo hicieron en forma voluntaria.

En ascenso

En la Secretaría de Salud afirman que existe un crecimiento en el número de donantes voluntarios. Sin embargo, reconocen, aún está lejos el objetivo de que el 100 por ciento de la sangre y hemoderivados provenga de la donación voluntaria, programada y regular.

Toda persona mayor de 18 años y en buen estado de salud puede ser un potencial donante. La extracción no dura más de media hora y, al final del procedimiento, la unidad recolectada, de unos 450 centímetros cúbicos, será un elemento crucial para el tratamiento de unos tres pacientes.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) advierte que las donaciones de sangre “contribuyen a salvar vidas y a mejorar la salud”, entre otros, de mujeres con complicaciones obstétricas, niños con anemia grave, personas con traumatismos graves, víctimas de accidentes o catástrofes naturales, pacientes que se someten a intervenciones quirúrgicas y médicas complejas, y enfermos de cáncer. Pero como, a diferencia de los antibióticos, la sangre no puede producirse en laboratorios y sólo se puede conservar durante un tiempo limitado.

Quiénes están en condiciones de donar

Todas las personas que tengan entre 18 y 65 años, pesen más de 50 kilos y gocen de buena salud, pueden donar sangre hasta tres veces al año.

Durante el proceso de selección, profesionales de los servicios de hemoterapia del centro de salud realizarán una entrevista detallada para considerar la aptitud para ser donante.

Por ejemplo, no es posible donar sangre cuando se padece una enfermedad cardíaca, si han tenido convulsiones, desmayos o epilepsia; personas anémicas, con hemorragias o problemas de coagulación, o con diagnóstico positivo de Chagas o VIH; entre otros problemas de salud.

No hay que concurrir a donar sangre en ayunas. Antes de la extracción no hay que consumir lácteos ni alimentos grasos, pero sí ingerir líquidos azucarados o frutas.

Otros puntos de donación

También se realizarán colectas en la Parroquia Nuestra Señora de Belén de Colastiné Norte, en la ciudad de Santa Fe. En tanto que el martes se realizará en la Facultad de Ciencias Veterinarias (UNR) de Casilda y, el miércoles en el Centro Cultural 12 de septiembre, en Santo Tomé. Todas ellas con inscripción previa y con asignación de turnos para evitar la aglomeración de personas.