Más del 75% de los consultados por el Observatorio del Transporte no hicieron uso del servicio, una tendencia que se mantuvo en los últimos meses. Para el Concejal Eduardo Toniolli, si bien el esquema actual es comprensible por la pandemia, la votación de la emergencia, va “en desmedro del usuario”

Solo uno de cada cuatro rosarinos consultados utilizó el sistema de transporte urbano durante octubre. El dato relevado por el Observatorio Social del Transporte que dirige el edil justicialista Eduardo Toniolli ratificó la tendencia de los últimos meses: en la ciudad se usa cada vez menos el colectivo.

La mayoría de quienes utilizaron el servicio público se mostraron disconformes con la demora en el arribo de las unidades a la parada correspondiente. En paralelo destacaron el buen trato de los choferes.

Apenas el 24,8% de los entrevistados por la consultora Inmediata para este informe, reconocieron haber tomado al menos un colectivo durante el mes pasado. Mientras que el 75,2% aseguró haber optado por otros medios de transporte.

Según el informe, la proporción “lejos de sorprender, viene a ratificar lo observado en julio y agosto”. En ese momento un 23,4% había utilizado al menos una vez el colectivo durante la pandemia.

Deterioro durante la pandemia

Al respecto, el concejal justicialista Eduardo Toniolli analizó: “Esta es una foto del transporte, es una foto mala, da cuenta del deterioro del sistema durante la pandemia, con un esquema reducido de servicios que es lo que el usuario percibe claramente”.

A su vez señaló que el actual esquema “es comprensible durante la pandemia, debido a la caída brutal de pasajeros, pero no para la pospandemia, y mucho menos hasta el 2029”, en referencia a lo votado durante la última sesión del Concejo Municipal donde se debatió la emergencia del transporte.

“Votamos en contra del proyecto de emergencia tal como quedó redactado, porque la Municipalidad va a poder flexibilizar lo que el pliego le exigía a las empresas privadas, en desmedro del usuario”, explicó.

Para Toniolli, con esta Ordenanza, el Ejecutivo “puede renegociar los contratos con los privados por lo que reste de la concesión, sin que esto vuelva a discutirse en el cuerpo legislativo local”. Aseguró que el resultado “va a ser un sistema con unidades más viejas, peores frecuencias y eliminación de líneas barriales”.

Quién fija el valor del boleto

Otro apartado de la encuesta, consulta a la ciudadanía sobre las facultades políticas para fijar el valor del boleto. En relación a este tema, preguntaron a los entrevistados si están al tanto de quién es la autoridad encargada de regular el precio.

El 48% declara abiertamente desconocer quién es el responsable de fijar la tarifa. Un 30% de los consultados optó por el Concejo, mientras que un 7% se volcó por otra opción.

Solo el 13% distinguió la potestad del intendente para fijar el valor del pasaje de colectivo. “Resulta claro que los rosarinos desconocen las responsabilidades en esta área”, aclaró el informe.

Por último, se le consultó a la población si estaba de acuerdo o no con la posibilidad de que se apruebe un proyecto que extienda el poder del intendente Pablo Javkin sobre el transporte.

Un 42,2% de los encuestados se manifestó en desacuerdo ante esta posibilidad (16,3% poco de acuerdo y 25,9% nada de acuerdo). En tanto un 40,1% se mostró a favor de aprobar el proyecto para extender los poderes del intendente (11% totalmente de acuerdo, 10,7% bastante de acuerdo y 18,4% de acuerdo).

El 17,6% restante reconoció no saber o no estar al tanto del tema. La paridad entre quienes están a favor y en contra, deja en evidencia que los poderes del Ejecutivo municipal sobre el transporte, es un tema que divide a la ciudadanía.