El sujeto pudo huir, pero ingresó ilegalmente a dos propiedades. La Seccional 9° registró el hecho como “tentativa de hurto”.

En la mañana de este lunes, alrededor de las 9.30, Aldana -una vecina de Derqui al 3100 (50 metros al este de Avda. Facundo Zuviría) se encontró con el patio de su casa inundado. Pero esa no fue la única sorpresa: un hombre joven, de entre 20 y 30 años estaba guardando los caños del piletín familiar en una mochila. “Empecé a gritar, se asustó, saltó la reja, la enredadera…salió toda mi familia, había gente en la calle, algunos vecinos me ayudaron a correrlo hasta la avenida”, relató.

“Un vecino lo atajó, tambaleó pero siguió corriendo entre los vehículos en dirección contraria al tránsito en dirección hacia Goyena, un señor lo persiguió en moto para ver hasta dónde iba y se escondió en el jardín frontal de una señora y ahí mismo abandonó las partes robadas del piletín”, agregó. Según supo luego, la señora relató que, al interpelar al hombre por haber ingresado a su propiedad, él se justificó diciendo que había sentido ganas de hacer sus necesidades, aunque en un lenguaje más obsceno.

La denuncia fue realizada en la Seccional 9 de policía donde se asentó el hecho como “tentativa de hurto”. Sin embargo, la víctima consideró que el hecho fue algo más grave: “mi mamá recordó que el domingo otro hombre estuvo mirando hacia adentro por la reja…Estimamos que este otro hombre vino temprano a sacar el tapón y después volvió a buscar las demás partes; ahora nos queda una sensación de inseguridad e impunidad, entró, desarmó y desagotó la pileta a plena luz del día, lo único que le faltó era doblar la lona”, recalcó.

Inseguridad en el barrio

“En un primer momento pensé que me iba a asaltar -admitió Aldana- porque durante la mañana también habían asaltado a otra chica”. “Hace un año intentaron robarme a mí a la tarde, frecuentemente suelen robar en el panadería… siempre intervienen los vecinos”, lamentó.