El Gobierno nacional puso en marcha las obras de construcción de una nueva unidad sanitaria carcelaria en el penal de Bouwer, en Córdoba, que se concluirá en 50 días y demandará una inversión de $150 millones.

El secretario de Obras Públicas, Martín Gill, detalló en declaraciones a los medios que el hospital carcelario tendrá 910 metros cuadrados e incorporará camas de internación para 52 internos, con equipamiento de salud para la atención integral, incluido el Covid-19, y con las medidas de seguridad correspondientes.

El funcionario nacional precisó que la unidad sanitaria de Bouwer “es una de las más grandes de las 31 que está realizando el Gobierno nacional en distintos puntos del país” por directivas del presidente Alberto Fernández.

Gill, intendente de uso de licencia de la ciudad cordobesa de Villa María, explicó que las obras se realizan mediante el sistema de construcción modular en seco, el mismo método que se utilizó para levantar los 12 nuevos hospitales modulares en otras ciudades, entre ellos el que está ubicado al lado del Hospital San Roque de la capital de Córdoba.

La unidad sanitaria carcelaria contará con camas en celdas individuales con cierre electrónico y cámaras de monitoreo, equipamiento de rayos X móviles, resucitador, equipo de traqueotomía, respirador, kit de laboratorio y equipo de curaciones.

“No sólo permitirá afrontar las necesidades frente a la pandemia, sino que quedará luego para la atención integral en contexto de encierro, garantizando el derecho a la salud de los internos”, destacó el funcionario de la cartera que conduce el ministro Gabriel Katopodis.