Tierra del Fuego autorizó a partir de hoy las reuniones sociales de “hasta seis personas” en las ciudades de Ushuaia y Río Grande, a la vez que amplió el horario de funcionamiento de los gimnasios.

La nueva flexibilización de medidas vinculadas con la contención de la pandemia de coronavirus se produce en un momento de comportamiento dispar de la curva de contagios, según el distrito de la provincia.

En Río Grande, que sufrió un rebrote desde mediados de julio y tuvo su sistema sanitario al borde del colapso, según admitieron sus autoridades, la cantidad de casos muestra en las últimas semanas una franca disminución.

Según el parte oficial del Ministerio de Salud difundido anoche, esa ciudad registró 17 casos positivos en las últimas 24 horas, aunque también fallecieron dos personas y totalizan 162 desde el inicio de la pandemia.

Por su parte en Ushuaia, donde el rebrote ocurre desde septiembre, los contagios no descienden: y de acuerdo al mismo parte hubo 78 nuevos casos y las víctimas fatales son 61 en total desde el inicio de la pandemia.

No obstante, el Gobierno fueguino resolvió permitir las reuniones sociales domiciliarias en ambos distritos, al tiempo que “continuará prohibida la circulación de personas entre la 1 y las 6 de la mañana, excepto para servicios esenciales”.

Las autoridades también abrieron el 16 de este mes la libre circulación por la Ruta Nacional Nº 3 que comunica Ushuaia con Río Grande, aunque con la imposibilidad de ingresar al municipio de Tolhuin (situado a mitad de camino), que continúa en aislamiento.

En relación a la actividad de los gimnasios, centros de actividad física, estudios de danzas y artes escénicas, canchas de padel y tenis, se dispuso una ampliación de horario, de lunes a domingos, de 7 a 22.30, señalaron las autoridades en un comunicado.

Hasta el parte de ayer, Río Grande registra 8104 casos positivos de Covid-19, Ushuaia 4438 y Tolhuin 48.