Un total de 243 personas fueron víctimas de femicidios cometidos en los primeros 10 meses de este año, según un informe del Observatorio de Femicidios de la Defensoría del Pueblo de la Nación, que relevó que 172 niños que quedaron sin madre como consecuencia de esos crímenes.

El informe difundido hoy relevó los asesinatos de mujeres y cinco personas trans cometidos por hombres y por razones asociadas de género, caratulados como femicidio o muerte dudosa bajo sospecha de femicidio; y también 22 casos de femicidios vinculados y 2 suicidios feminicidas.

De acuerdo con este análisis, el período de Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio (ASPO) contra el Covid-19 trajo aparejado un aumento de muertes.

La Defensoría señaló que las provincias con más femicidios fueron Buenos Aires con 98, Santa Fe con 30, Córdoba con 13, Tucumán con 18, y Jujuy y Misiones con 11 cada una.

En cuanto a las características principales de las víctimas se indicó que hubo 33 víctimas menores de 18 años, de las cuales 17 tenían menos de 10 años.

En cuanto al vínculo se pudo determinar la existencia de una relación preexistente entre la víctima y el victimario, concluyendo que la mayoría de los crímenes se producen dentro de un vínculo de pareja o en el seno familiar (81%).

Según el organismo, el 71% de los asesinatos se ejecutaron en los domicilios de las víctimas o en un entorno familiar, siendo el hogar de la víctima el lugar donde más se vulneran sus derechos.

Sobre la modalidad: 23 mujeres fueron violadas y 4 de ellas fueron violadas hasta la muerte.

“Los golpes, el apuñalamiento y el uso de armas de fuego fueron los métodos más empleados para cometer los femicidios, aunque también fue recurrente como modalidad el quemar a la víctima para asesinarla”, explicó el informe.

Por último, la Defensoría constató que sólo el 18,1% de las víctimas había denunciado previamente a su atacante por violencia de género.