12.2 C
Santa Fe
lunes 23 de mayo de 2022

El 20% de las escuelas de Rosario tiene problemas con el agua

Foto: La Capital

Te puede interesar

En algunas de ellas es producto de los robos y en otras debido al sistema sanitario obsoleto o a inconvenientes con el suministro.

Dos de cada diez escuelas públicas tienen problemas para la provisión de agua. En algunas el inconveniente se debe a los robos que sufrieron durante la pandemia que no perdonaron ni el tendido eléctrico ni las bombas de agua, en otras el sistema sanitario es obsoleto o están en zonas donde cada verano el suministro resulta crítico. El dato surge del último relevamiento sobre las condiciones de los edificios escolares realizado por el Fondo de Asistencia Educativa (FAE), institución que brinda asistencia en la mantención y reparación de instituciones públicas. En Rosario hay 350 edificios de educación publica, donde conviven 477 escuelas.

La auditoría que todos los meses realiza el FAE contrasta con el anuncio que el miércoles hizo la ministra de Educación de la provincia, Adriana Cantero, sobre el regreso de las actividades presenciales a las escuelas suspendidas desde el comienzo de la pandemia de Covid-19. Según explicó, desde el próximo martes, y hasta el 11 de diciembre, los alumnos de primaria y secundaria asistirán a clases en grupos pequeños. La organización de horarios, espacios y actividades será responsabilidad de cada institución. Son apenas 9 días hábiles, descontando el feriado puente del 7 y el 8.

La funcionaria volvió ayer a referirse al tema. “Se trata de pequeños encuentros que pongan gradualidad para ir pensando alguna vuelta a la presencialidad, si es que la pandemia nos da tregua”, explicó. Aunque la aclaración no le ahorró críticas desde los gremios. Entre ellos de Amsafé Rosario, desde donde se consideró la medida como “una gran improvisación”.

Desde el comienzo de la crisis sanitaria, el FAE releva mensualmente las condiciones de seguridad de los establecimientos escolares. Sobre todo de aquellos aspectos relacionados con las medidas de prevención para evitar contagios de coronavirus. “Este año hubo una mayor inversión para mejorar las condiciones sanitarias, pero vemos con preocupación que si no se hacen algunos trabajos estructurales fuertes, sobre todo en los barrios, muchas escuelas van a tener problemas con la provisión de agua y no van a poder garantizar las condiciones de higiene que se necesitan para no infectarse”, advirtió el director del FAE, Rubén Rosa.

De acuerdo al último informe de la entidad, el 20 por ciento de los edificios escolares de la ciudad tiene inconvenientes en la provisión del servicio. En muchos edificios los tendidos sanitarios son viejos y necesitan reemplazo, otros están en zonas donde recurrentemente hay falta de presión y en otro grupo cada vez más grande, los robos las dejaron sin tendido eléctrico o sin bombas de agua. Rosa calcula que desde el inicio de la pandemia intervinieron en promedio en unas 20 escuelas por mes que fueron vandalizadas. Solo reponer las bombas de agua, el botín más preciado, demanda una inversión de 16 mil pesos.

Rosa destaca que desde el comienzo de la pandemia están realizando obras de mantenimiento en las escuelas. “En marzo la prioridad fue que no dejen de funcionar los comedores para abastecer a las familias de los alumnos. A principios de mayo ya empezamos a coordinar tareas con el área de infraestructura del Ministerio de Educación poniendo énfasis en que los baños estén en condiciones, o instalando lavamanos y bebederos”.

En las peores condiciones

Marisa Aybar es maestra de cuarto grado de la escuela Nº 1257 de barrio Las Flores. Desde marzo, la escuela sufrió 9 robos, exactamente uno por mes. A la escuela vecina la Nº 756 no le fue mejor, “no le dejaron ni los inodoros”, dice la docente.

La medida de volver a la presencialidad generó sorpresa entre la comunidad educativa de la escuela. Hace pocos días, las maestras habían enviado a las familias de los chicos el calendario escolar. De las actividades presenciales no decía “ni pío”.

“En esta escuela es imposible empezar las clases el martes. En los últimos robos se llevaron todo el tendido eléctrico y no se pueden poner en marcha las bombas de agua. Tenemos bebederos y lavamos, pero abrimos las canillas y no hay agua”, dice y se pregunta “quién se va a hacer cargo de la salud de los docentes y principalmente de los chicos” si los encuentros se producen en estas condiciones. “Nosotros más que nadie queremos encontrarnos con nuestros alumnos, pero no de cualquier forma”, remarca

La misma frase más o menos emplea Sabrina Bruno, maestra de primer grado de la escuela Nº 1.337, de barrio Acíndar. “Extraño mucho a mis alumnos, necesito verlos y ellos también, pero creo que es necesario garantizar las condiciones de seguridad de la vuelta. Garantizar que tengamos barbijos para todos los chicos, equipos sanitizantes. Los chicos no tienen lugar donde lavarse las manos, solo las piletas de los baños. Hay que garantizarles una vuelta a clases segura”, advierte.

“Improvisación”

El titular de Amsafé Rosario, Gustavo Terés, consideró una “gran improvisación” la forma en que se decidió la vuelta a las actividades presenciales en el territorio provincial.

“El gobierno no puede hacer estos anuncios por los medios, cuando aún estamos en plena situación de pandemia y se nos llama a cuidarnos”, apuntó y consideró: “Estuvimos encerrados cuando los nuevos casos confirmados no eran más de medio centenar, pero con índices muchos más altos se decide que están dadas las condiciones para que los chicos vuelvan a la escuela”.

El dirigente gremial adelantó que durante la jornada de hoy se reunirá a los delegados para analizar la situación. “Se debería haber convocado a los maestros para analizar la vuelta a clases en forma segura, con un protocolo; pero esto no ha sucedido”.

Y destacó que “no se trata de si los maestros queremos o no volver a clases, o de tener una actitud corporativa, tenemos necesidad de revincularnos, compartir espacios de encuentro, pero para esto hay que crear ámbitos seguros”, concluyó.

[comentarios]

Últimas noticias