Se llamaba Claudio Fabián Pelaye y tenía 52 años. Venía atravesando una neumonía derivada de la enfermedad cuando un paro cardíaco detuvo su vida.

Otro trabajador de la salud de nuestra provincia perdió su vida tras sufrir coronavirus. Esta vez, le tocó en desgracia a un enfermero de 52 años del Hospital de Niños.

Se llamaba Claudio Fabián Pelaye y se desempeñaba en el servicio de oftalmología del efector.

Según contaron sus allegados, Pelaye estaba atravesando una neumonía derivada de la enfermedad, tenía comorbilidades y su vida terminó con un paro cardíaco.

Osvaldo González Carillo, director del Hospital de Niños, sostuvo que “Claudio era un excelente enfermero que venía del viejo hospital. La verdad es que nos sorprendió el desenlace tan rápido. La mayor parte de los contagios que tuvimos de personal se dieron afuera del hospital”.

Por su parte, Elena Abraham, jefa de enfermeras del hospital, señaló que “era un amigo de años; fue un golpe muy duro. Por estas horas, estamos junto a otra trabajadora que está padeciendo la enfermedad y esperamos que se recupere. Ya no sabemos cómo pedirle a la comunidad que respete las reglas y cuide al resto. Esta enfermedad puede ser algo muy leve o llevarse una vida. Ya perdimos muchos compañeros”.