Únicamente podrán utilizarlo los mayores de 18 años en ciclovías o el carril derecho, a una velocidad máxima de 25 kilómetros por hora.

El Concejo municipal determinó regular el uso de vehículos para la movilidad personal, como los monopatines y patinetas eléctricos, y estableció que sólo podrán circular por calles a una velocidad máxima de 25 kilómetros por hora, con utilización de casco obligatorio y únicamente para mayores de 18 años. Además, este tipo de vehículos deberá poseer un sistema de freno que permita una detención total del mismo e iluminación delantera y trasera.

Al respecto la concejala y vicepresidenta del Ente de la Movilidad, Renata Ghilotti, explicó: “Se trata de aportar seguridad y ordenar el espacio en donde todos nos movemos. Las modalidades individuales han tomado mayor relevancia en los últimos años y desconocerlo sería un gran error. Los monopatines llegaron para quedarse”.

“De ahora en adelante los usuarios de estos dispositivos estarán obligados a abandonar las veredas y circular por ciclovías y, si no las hubiera, por el carril derecho al igual que las bicicletas”, agregó Ghilotti, para quien “esta regulación es un importante paso hacia el nuevo esquema de movilidad que piensa para la ciudad. Una Rosario con ofertas multimodales para trasladarse, más cercana y amigable con el medio ambiente”.

Por su parte el concejal Lisandro Zeno manifestó: “Lo que buscamos es establecer normas y reglas claras, que las personas sepan por dónde se circula, a qué velocidad y con qué elementos de seguridad. Organizar la movilidad urbana para prevenir siniestros viales y anticiparnos”.

“El uso del monopatín es un beneficio para la ciudad. No hace ruido, no genera emisiones, no ocupa tanto espacio y favorece al tránsito. Apuntamos a una movilidad sustentable, y la movilidad eléctrica va por ese camino”, añadió Zeno.

En ese sentido también se expresó el actual diputado provincial, Gabriel Chumpitaz, quien en sus tiempos como concejal promovió esta regulación junto a Ghilotti, y sostuvo: “Es un importante avance para el ordenamiento de la micromovilidad, el siguiente paso es la promoción de vehículos sustentables como parte de un sistema integral, dinámico y flexible. Celebramos que un año después de su presentación el proyecto pueda transformarse en ordenanza”.