El exsacerdote ya había sido condenado en 2017, a 25 años de prisión, por abuso y corrupción de cuatro niños de entre 11 y 12 años.

 

La Justicia de Entre Ríos condenó este lunes, a 11 años de prisión, al ex cura Juan Diego Escobar Gaviria por el abuso a un niño de 12 años en un juicio realizado luego de otro proceso en 2017 en el que fue condenado a 25 años de prisión por abuso y corrupción de cuatro niños de entre 11 y 12 años.

El proceso judicial, suspendido en cuatro oportunidades, fue encabezado por el Tribunal de Juicios y Apelaciones de Gualeguay integrado por los jueces Alejandro Calleja, Alejandra Gómez y Mauricio Derudi.

En tanto el excura participó desde la Unidad Penal 5 de Victoria, donde cumple prisión preventiva por la otra condena.

El fiscal Rodrigo Molina y el abogado querellante Mariano Navarro habían solicitado 12 años de prisión por el delito de promoción de la corrupción del menor agravado por la condición de guardador.

Por su parte, los abogados defensores Milton Urrutia y María Alejandra Pérez, solicitaron su absolución.

El fiscal detalló que los abusos se cometieron “de forma reiterada y continuada” durante dos años, lo que alteró “el normal desarrollo de la sexualidad” del joven.

Asimismo, aseguró que que los hechos ocurrieron en la Iglesia pero también cuando realizaban viajes a otras localidades; y destacó que las pruebas fueron “contundentes”.

El proceso judicial comenzó en 2017 cuando el joven prestó testimonio en el primer juicio a Escobar Gaviria, y detalló los abusos que sufrió cuando tenía 12 años en la iglesia de la localidad de Lucas González y en viajes a otras ciudades.

Lucas González es un pueblo de unos 5.000 habitantes ubicado a 133 kilómetros de Paraná, donde Escobar Gaviria ofició misas desde 2005 hasta fines de 2015.

En ese entonces, el fiscal de Nogoyá, Federico Uriburu, pidió el desarrollo de un nuevo juicio, y en mayo de 2018 el juez de Garantías de Nogoyá, Gustavo Acosta, remitió la causa a juicio oral.

El 5 de septiembre del año pasado, la Cámara de Casación Penal de Paraná integrada por los jueces Marcela Davite, Hugo Perotti y Marcela Badano, confirmó la condena a 25 años de prisión por abuso y corrupción de cuatro niños de entre 11 y 12 años a Escobar Gaviria.

Esa decisión fue confirmada en marzo de este año por los jueces Miguel Giorgio, Martín Carbonell y Susana Medina, ya que su libertad “pone en riesgo la investigación” del nuevo juicio.

La primera denuncia la realizaron en noviembre de 2016 dos religiosas de la localidad entrerriana de Lucas González, quienes afirmaron que el excura “encerraba a niños de entre 11 y 12 años en dependencias de la iglesia” donde “cometía los abusos”.

Tras esto, Escobar se ausentó del lugar y su paradero fue desconocido hasta que días después se entregó a la Justicia y dijo que estaba “en un retiro espiritual en Rosario”.