El hospital Sayago, ubicado en el norte de la ciudad, es uno de los centros de salud donde se realizan las pruebas. También se realizaron en Rosario, Villa Constitución, Pérez y Rafaela. En los próximos días se sumarán más efectores, entre ellos, el Cemafe.

 

En el Día Mundial de Lucha contra el Sida, el Ministerio de Salud puso en marcha la campaña “Una prueba por la vida” que consiste en un test rápido, gratuito y confidencial para detectar VIH. Este martes la actividad se desarrolló en distintos puntos del territorio provincial, y también en el Hospital Sayago donde, hasta media mañana, habían concurrido unas 45 personas a la carpa montada en ese efector.

La prueba consiste en extraer una gota de sangre del dedo, se la coloca luego en una tira reactiva y a los 15 minutos se obtiene el resultado. De ser positivo, se acuerda un turno para confirmar el diagnóstico en base a otros estudios, y hacer el seguimiento correspondiente en Infectología. Hasta el momento de redactar esta nota, todos los resultados fueron negativos, según confió la directora del Sayago Claudia Mairone, en diálogo con este diario.

Mairone fue una de las profesionales que este martes recibió a los medios en la sede de French al 5200, junto con la vicedirectora Eva Aguilar y la infectóloga Julia Alarcón. La actividad desarrollada hoy tendrá continuidad en el hospital, ubicado en el norte de la ciudad capital, con el seguimiento y tratamiento de pacientes con HIV-Sida y enfermedades de Transmisión Sexual.

Consultadas sobre la disminución de testeos en el contexto de pandemia por temor a los contagios por Covid-19, destacaron que, en general, hubo un descuido de la población de todas las patologías crónicas. “La gente dejó de testearse, de hacer chequeos generales, hubo un descuido porque se abocó mucho al cuidado Covid y se descuidaron otros aspectos que requieren un control anual”.

Antes de que el nuevo coronavirus altere los planes de todo el mundo, la meta propuesta por ONUSIDA para este año era llegar al 90% de personas diagnosticadas, 90% de personas en tratamiento y 90% con carga viral indetectable. También es el objetivo que se puso la provincia.

La actividad que se puso en marcha en el Sayago es “el puntapié inicial para garantizar el control a la gente que lo requiera, principalmente de zona norte”. Para ello, “vamos a conformar un equipo de trabajo que va a hacer el seguimiento y los controles periódicos”, sostuvieron las profesionales que invitaron a la población a acercarse al hospital “donde van a tener las puertas abiertas”.

De rutina

Una de las propuestas del sector de salud que viene cobrando fuerza más allá de la pandemia por Covid consiste en incluir el testeo de HIV en los controles clínicos de rutina. De esta manera, “así como se pide un hemograma o una glucemia, también se podrá pedir testeo de HIV”, explicaron referentes del Hospital Sayago.

Preservativos

La principal barrera para prevenir la transmisión de VIH-Sida y ETS es el preservativo. Al respecto, la directora del Sayago Claudia Mairone aseguró que la farmacia del hospital cuenta con ese elemento al igual que los centros de salud.