Advierten que otro paro de colectivos sería letal para los negocios, que aspiran a repuntar las ventas para las fiestas de fin de año.

La Asociación Casco Histórico de comerciantes de Rosario reclamó a través de una nota enviada al intendente Pablo Javkin que garantice el servicio de transporte público de pasajeros y las frecuencias para los últimos días de diciembre que coinciden con la Fiestas de fin de año, lo cual facilitaría el traslado de clientes y el consecuente impacto en el repunte de las ventas. “No tener transporte público en estas fechas supondría profundizar la crisis económica que vive la zona, que ya tiene más de 300 locales vacíos y cientos de puestos de trabajo perdidos durante la crisis”, razonan desde la entidad. El pedido no es menor si se tiene en cuenta que por estas horas los colectiveros deberán empezar a percibir sus salarios.

Con preocupación por un año que dejó graves secuelas al comercio y a la economía local por las necesarias medidas sanitarias en medio de la pandemia del Covid-19, al menos a fin de año los comerciantes quieren cerrar el amargo 2020 con cierto impulso para afrontar el futuro.

Por eso depositan esperanzas en la ventas navideñas. Pero entienden que el transporte público es fundamental para motorizar la actividad, sobre todo en el centro de la ciudad, que se vio paralizado por las sucesivas medidas de aislamiento, y por los más de 90 días de paro de los choferes que reclamaron el pago de su salario.

Casco Histórico entiende que si el escenario se repite en las próximas tres semanas, significaría un golpe durísimo para los negocios, y por eso decidieron manifestarle su preocupación al intendente. “Es impensable el colapso que podría causar un nuevo cese del crédito laboral del servicio por razones ajenas a nuestro alcance”, explicó Fabio Acosta, titular de la entidad.

“Ya quedó demostrado que el centro de la ciudad no puede sobrevivir solo con los vecinos, ya que su infraestructura comercial y de servicios está pensada para responder a la demanda, no sólo de los rosarinos, sino de la región y de otras provincias”, recalcó el dirigente.

Y advirtió que un golpe semejante, como el de no tener transporte público en estas fechas, “supondría profundizar la crisis económica que se está viviendo en la zona, que ya tiene más de 300 locales vacíos y cientos de puestos de trabajo perdidos durante la crisis”

Por eso le solicitaron formalmente al titular del Palacio de los Leones que “redoble esfuerzos para garantizar el servicio en las semanas previas a las últimas festividades del año. Estamos dispuestos a acompañarlo en las gestiones, que redundará en el sostenimiento del empleo y la actividad en todo el área central. Muchas familias dependen de eso”, dice un tramo de la nota.

El presidente de Casco Histórico destacó que los comerciantes están “muy preocupados porque la situación se viene repitiendo desde que comenzaron a trabajar, pero coinciden con los paros de colectivos. Quieren hacer visible el reclamo al mismo tiempo que se le ocasiona un daño a otro sector. En este momento no nos podemos quedar sin transporte público, porque va a ser un desastre”, advirtió.

Frente a un panorama incierto que se puede dar en los próximos días en relación a giro de los fondos nacionales para hacer frente al pago de los salarios de los choferes, Acosta cree que “el riesgo existe (de paro) y por eso reclamamos al intendente que no espere a última hora para hacer tratativas, que se anticipe, active los resortes necesarios. Nosotros nos ponemos a disposición para colaborar con las gestiones”.

Finalmente, reclamó que no se demonice al comercio y al transporte como espacios de transmisión de coronavirus. “Se ha demostrado que los contagios no provenían ni por la actividad comercial ni por el uso del transporte, sino por negligencia comunitaria, al no cumplir con los protocolos puertas adentro en los domicilios particulares. Los protocolos se han cumplido rigurosamente en comercios y transporte”, sentenció.