Investigadores tomaron muestras en Santo Tomé por la mortandad de peces