Se permitirá el 50% de la capacidad lúdica de cada establecimiento. El ingreso será por orden de llegada de los apostadores. Sólo se habilitarán las tragamonedas -no los juegos de paño – y una persona por máquina. Se procurará el distanciamiento y se recomendará no circular.

Mediante el decreto Nro. 1709, el Poder Ejecutivo provincial habilitó la reapertura de los casinos en la provincia de Santa Fe. La decisión se adoptó después de nueve meses de cierre de estos establecimientos, como consecuencia de la pandemia.

La casa de juegos de esta ciudad ya abrió sus puertas este jueves, en tanto que las de Melincué y Rosario lo harán a partir del viernes en horarios que se terminaban de establecerse y decidirse con los municipios de cada localidad.

En su segundo artículo, el decreto plantea las condiciones protocolares que deberán respetarse para poder sostener la habilitación. Entre ellas, se menciona distancia mínima de dos metros entre los apostadores y la restricción del uso de las superficies cerradas permitiendo como máximo la utilización del 50% de la capacidad lúdica de los casinos, que no es equivalente a la superficie física de la sala. La “superficie lúdica” se determina en función del equipamiento previsto para jugar. Por lo tanto, al permitirse el 50% de esa capacidad, se permitirá el uso de la mitad de las máquinas.

Los procedimientos de fiscalización serán coordinados entre las autoridades municipales y comunales, en conjunto con funcionarios provinciales. Todo ello, para garantizar el cumplimiento de las medidas dispuestas en virtud de la vigencia del distanciamiento social, preventivo y obligatorio, de los protocolos vigentes y de las normas dispuestas en virtud de la emergencia sanitaria.

Detalles

Según precisó a El Litoral el titular de la Lotería de Santa Fe, Rodolfo Cattáneo, solamente fueron autorizadas las apuestas para algunas máquinas tragamonedas. En tanto, no estarán permitidos los bingos ni los juegos de paño (cartas y ruletas). Se trabajará con “aforos reducidos”, y por “posiciones de juego”. Los apostadores serán recibidos para conformar pequeñas burbujas y se les asignarán máquinas desinfectadas. Será un apostador por máquina; no habrá tiempos estipulados como tope, pero se recomendará evitar el “cambio de máquina”, y en consecuencia, la circulación.

En cuanto al manejo del público que se presentará a jugar espontáneamente, cada casino elaborará su propio procedimiento y protocolo. En esta ciudad, por ejemplo, cada persona que quiera ingresar será registrada y una vez que se haya alcanzado con la ocupación de apostadores la superficie permitida, se hará un registro con el resto de las personas que deban esperar y se las derivará al centro de convenciones donde deberán aguardar el turno respectivo, con sillas dispuestas que respeten el debido distanciamiento social. De todos modos, la situación se irá evaluando y readecuando sobre la marcha. Asimismo, se estima que el volumen de apuestas estará muy por debajo del que se registraba en contexto de normalidad. Según se prevé, la caída podría ser del orden del 60%. Ello se atribuye a diferentes factores; por un lado la menor oferta de juego, y por el otro, las derivaciones de la crisis económico-sanitaria.

Protocolo

El protocolo de reapertura de los casinos incluye control de temperatura en el ingreso al establecimiento; aquel que supere los 37,5º no tendrá permitido el acceso y se dará comunicación al 107. Los visitantes deben dejar por escrito sus datos personales para una eventual trazabilidad posterior.

Habrá una puerta habilitada para el ingreso y otra de salida. Se deberá respetar el distanciamiento social y mantener al menos dos metros entre los concurrentes.

Tanto los clientes como empleados, visitantes y proveedores deberán utilizar barbijo dentro del casino. Se deberán garantizar dispensadores de alcohol en gel en todo el establecimiento. Los empleados no deben intercambiar objetos, y todos los elementos recibidos deberán ser desinfectados.

La apertura en esta ciudad

A través de un comunicado de prensa, Casino Santa Fe anunció que “está listo para volver a abrir sus puertas” desde este jueves.

“Todo está preparado para brindar a los santafesinos el mejor servicio de entretenimiento de manera segura. Se confeccionaron protocolos acordes a todas las recomendaciones de los expertos en la materia y a las disposiciones de los organismos de control. El complejo abrirá con el 50% de las posiciones de máquinas de juego habituales y sin la oferta de juegos de paño. Por otro lado, el horario será reducido, de Domingos a Jueves de 8:30 a 00:30 hs y Viernes y Sábados de 9:30 a 1:30 hs. Todas las medidas serán llevadas adelante con el fin de cuidar la salud de quienes visiten el lugar y de todos los trabajadores del complejo”, plantearon.

Como en todos los espacios cerrados, sigue el comunicado, será obligatorio el uso de tapabocas en todo momento. En los ingresos se realizarán controles de temperatura, sanitización de calzados y manos y registro de datos de clientes para asegurar la trazabilidad. Además, será obligatorio mantener la distancia social preventiva de 2 metros y se desinfectarán regularmente todos los puntos de contacto.

Dentro de la sala se han realizado las modificaciones necesarias “para garantizar una experiencia de entretenimiento segura. Se respeta el distanciamiento social, con el espacio necesario entre las posiciones de juego y quienes puedan estar circulando por el complejo”.

El ingreso de los clientes será por orden de llegada. El Casino controlará el stock de máquinas disponibles y el respeto de las normas de distanciamiento a fin de evitar las aglomeraciones.

Los empleados, aseguró la empresa, participaron de “una fuerte capacitación y cuentan con toda la información disponible para cumplir con los procedimientos necesarios para generar un ambiente seguro”. “La apertura – concluyen – se atiene a todas las reglamentaciones definidas por Lotería Santa Fe y aprobadas por el Ministerio de Salud y de Trabajo de la Provincia, a través de los protocolos correspondientes”.