Son 600 alumnos cuyos padres rechazan la posibilidad de un sorteo para dirimir las vacantes y exigen que las autoridades definan fecha para las evaluaciones.

Los padres de unos 600 alumnos aspirantes a ingresar al Instituto Politécnico de Rosario en el ciclo 2021 vuelven a convocar a una manifestación este martes a las 13 frente a la escuela ante la falta de una fecha certera para los exámenes que implementa la entidad educativa para los chicos que quieren entrar al primer año del secundario. Además rechazaron enfáticamente la posibilidad de un sorteo para dirimir las vacantes.

“Que nos garanticen la modalidad presencial, de manera segura y transparente. Luego de mantener diálogo con directivos de la institución (Ayacucho 1667), con el rector de la Universidad Nacional de Rosario (UNR), Franco Bartolacci, y Federico Gayoso, del Coad, cada vez se generan más incertidumbres”, plantearon los padres autoconvocados en un comunicado.

Indicaron que, según esas tratativas con la UNR y los directivos de la escuela, “nos aseguraban que estaban dadas las condiciones edilicias y protocolares para realizarlo (exámenes) en diciembre como estaba previsto, pero que no fue posible por falta de acuerdo entre los docentes y que no contaron con la aprobación del Ministerio de Educación de Santa Fe.

Además, según indicaron los padres, el gremio docente advirtió sobre “las malas condiciones de las aulas y de los baños de la institución, que el protocolo aún no existe, y reclaman que para que la unidad académica asegure las condiciones de salud para los docentes, los adolescentes que van a participar del examen deberían existir una oficina de higiene y seguridad en la UNR.

Y en ese sentido coinciden con los actores que han participado de las distintas reuniones sobre el tema “que no es conveniente desde lo sanitario reunir a un grupo tan cuantioso de gente en un mismo día y en un mismo lugar. Manifestaron también que creen que es mas seguro e inclusivo realizar la definición de vacantes al ingreso por sorteo”.

“Como voceros de los 600 aspirantes al ingreso, solicitamos una reunión con las tres partes responsables, para llegar a una solución. Nos oponemos a la posibilidad de sorteo, la mayoría de nuestros hijos e hijas han realizado el cursillo de nivelación para el examen. Queremos garantizar el nivel académico con el que siempre ha contado la institución”.