Rodolfo Cattáneo defendió la decisión del Poder Ejecutivo de habilitar el sistema en los tres casinos hasta el fin de las concesiones. Dijo que la determinación fue de Perotti y basada en cuatro dictámenes. Socialistas y radicales consideraron que es necesaria una ley específica y que hubo exceso de facultades en la decisión.

Después de tres horas de reunión, el vicepresidente de la Caja de Asistencia Social -Lotería de Santa Fe- Rodolfo Cattáneo y los diputados del Frente Progresista mantuvieron sus posiciones y no lograron punto alguno de entendimiento acerca de si es legal o no el decreto del gobernador Omar Perotti por el cual concedió a los casinos de Santa Fe, Rosario y Melincué la modalidad del juego on line hasta la finalización de las respectivas concesiones, con promedio de quince años.

Cattáneo se paró en los dictámenes de las áreas jurídicas del Estado provincial mientras radicales y socialistas se turnaban para cuestionar los alcances de la decisión e interpretar que viola los términos de la ley 11.998 que permitió el funcionamiento de tres casinos -en lugares cerrados- del territorio provincial. “Con este decreto pasamos de tres a un millón y medio de casinos” sentenció el radical Fabián Bastia en alusión a la posibilidad de jugar desde cada una de las viviendas de la provincia.

El funcionario había sido invitado en dos ocasiones para que asista a la Presidencia de la Cámara a informar sobre los alcances del decreto. Evitó responder y finalmente fue citado por resolución de la Cámara y ayer fue abierto el recinto para la reunión que encabezó el socialista Pablo Farías -presidente de la Comisión de Asuntos Constitucionales- donde se le hizo notar la demora en concurrir y no se le permitió al funcionario ser acompañada en la palabra o en las respuestas por los asesores legales de la Caja que llegaron con él al Palacio Legislativo. Fue Leandro Busatto (PJ) quien lo defendió en la reunión y al final e incluso le hizo una pregunta que le permitió explicar cómo del juego de la quiniela se fueron derivando otras modalidades como Quini 6, Brinco e incluso la Quiniela Exprés. “Pero siempre en manos del Estado, en el caso del juego on line es para privados” le reprochó el socialista Joaquín Blanco.

En la primera parte, Cattáneo hizo un cuadro de situación de cómo encontró Lotería y el impacto de la pandemia que desde marzo obligó a cerrar casinos y suspender sorteos. Los casinos recién pudieron reabrir el pasado fin de semana.

“La iniciativa del juego on line es del gobernador; la Caja evaluó plataformas sobre las que trabaja ese juego” aseguró Cattáneo quien luego y ante constantes insistencias de legisladores rehusó opinar sobre si era necesaria una ley sobre el decreto. “Me respaldo en los dictámenes técnicos” repitió todas las veces. “Mi opinión es irrelevante; obedezco a los asesores técnicos que tengo”, insistió. Tampoco opinó sobre los cuestionamientos del Tribunal de Cuentas, intentó explicar que está cuidado que la modalidad no favorecerá la ludopatía ni el juego de menores ante las fuertes dudas planteadas por legisladores.

El radical Marcelo González cuestionó el cánon del 12% a la modalidad on line y Cattáneo la defendió. Se le hizo notar que la ley de casinos fijó tres lugares pero que requerían inversión previa para fomentar el turismo, concepto que parece barrido por la nueva modalidad.

El jefe de la bancada radical, Maximiliano Pullaro fue otro de los críticos ya que presentó una denuncia penal contra el decreto que “es ilegal por donde se lo mire más allá del esfuerzo que está haciendo el funcionario por hacer pasar esto como una modalidad cuando es un juego autónomo”. El radical además habló de un decreto “poncho”, el 324. Ese decreto tiene fecha de abril y es donde Perotti instruye a buscar una modalidad on line para los casinos. Para Pullaro ese decreto no existió hasta octubre y utilizaron un número reservado. “Ese decreto no figura en ninguno de los antecedentes jurídicos ni en el decreto de adjudicación” afirmó.

Blanco le preguntó si tuvo presiones para firmar el decreto y Cattáneo lo negó. Al radical Fabián Palo Oliver le extrañó que no se mencione algún pedido de los casinos para habilitarles la modalidad on line. “No lo hubo” dijo el funcionario. Entonces, el legislador recordó que en 2018, el gerente de una de las casas de juego fue a la Comisión Bicameral de Seguimiento de los Casinos y pidió que se analice la posibilidad de habilitar la modalidad on line para las casas. Entonces los legisladores respondieron que no es tema de la Comisión sino que debe ser una ley impulsada por el Ejecutivo o por legisladores.

Cattáneo se fue negándose a emitir una opinión propia si es necesaria o no una ley para la modalidad pese a los reiterados pedidos. “Es una función técnica la mía y no corresponde opinar”. Y nunca mordió los diversos anzuelos tirados desde los diversos sectores de la Cámara.

Números

La pandemia afectó la recaudación de todos los juegos y especialmente las utilidades de los tres casinos. El informe inicial de Cattáneo precisó que en 2019, los casinos tuvieron utilidades por 1421 millones de pesos mientras que en lo que va de 2020 de 258 millones. Las salas estuvieron clausuradas entre marzo y el 10 de diciembre.

En cambio, quinielas, Quini 6 y Brinco volvieron por junio y julio a sortearse. Eso también afectó los ingresos de Lotería que -recordó- tienen destinos sociales fijados por ley.

En el informe también el funcionario habló de la pérdida de sustentabilidad con que se encontró al iniciar la gestión y mencionó una serie de políticas encaradas para tratar de revertir esa situación.

Disidencias

Leandro Busatto y Pablo Farías emitieron opiniones diferentes sobre los alcances del paso de Cattáneo una vez finalizada la reunión. El justicialista insistió en cuestionar al Tribunal de Cuentas (cuatro de cinco integrantes pertenecen al Frente Progresista). “Estamos conforme con el informe. No hay ningún elemento objetivo como para pensar que hay un delito o acto antijurídico. El gobernador y el vicepresidente de la Caja actuaron a derecho, habilitando una nueva modalidad”. El oficialista admitió la mirada diferente del Frente. “Hay una visión política distinta del Frente que pretende judicializar esto cuando hay elementos más preocupantes como la visión sesgada del Tribunal de Cuentas”, añadió. “Hay un artilugio para construir un relato” se quejó el oficialista.

En tanto, para el socialista Farías “el camino elegido por el Poder Ejecutivo en esta ampliación de las concesiones y nueva modalidad es  incorrecto”. Enseguida opinó que Cattáneo no estuvo a la altura de las circunstancias, no respondió con solvencia; remitió casi todas las respuestas a los contenidos de dictámenes jurídicos. Necesitamos una explicación más política que técnica; la discusión política para nosotros está saldada, no es legal el decreto”.  Después se quejó de que el Poder Ejecutivo no haya recurrido a la Legislatura para dictar una ley sobre la habilitación de la modalidad de juego.