Bélgica ha encendido sus alertas sanitarias, luego de que identificó brotes de gripe aviar en tres granjas avícolas, dos de ellas afectadas por una nueva variante altamente contagiosa, y para contener la contaminación las aves han sido sacrificadas, anunciaron el jueves autoridades sanitarias. 

La Agencia Federal belga para la Seguridad de la Cadena Alimentaria (AFSCA) informó que la variante altamente contagiosa de la gripe aviar fue detectada entre aves en criaderos en Menen, fronteriza con la ciudad francesa de Lille, y en Dinant, en el sur del país.

También se detectó contaminación por otro virus de la gripe aviar H5, “débilmente patógeno”, en Dixmuda (Flandes Occidental, oeste), informó la AFSCA.

La agencia belga había anunciado a mediados de noviembre la obligación de “todos los criadores de aves de corral” de confinar a sus aves para luchar contra la propagación de la gripe aviar.

Brotes de gripe aviar en Francia obligan a realizar una matanza preventiva 

Por su parte, Francia ya se enfrenta a un rápido aumento de los brotes de gripe aviar, especialmente en el suroeste, cuna de la producción de ‘foie gras’, lo que obliga a este sector a realizar una matanza preventiva masiva de patos.

Una fuente del comité interprofesional de ‘foie gras’ (CIFOG) en Francia dijo este jueves que había un “aumento galopante” de casos de gripe aviar en los criaderos de patos.

El ministerio de Agricultura francés informó el martes que ya se han sacrificado a más de 200 mil patos en granjas de todo el país y que se tenía previsto sacrificar a 400 mil más.