Los sindicatos docentes se mostraron renuentes y pidieron garantías sanitarias para volver a las aulas luego de que el gobierno porteño ratificara su voluntad de empezar las clasesel 17 de febrero tras finalizar la reunión de este viernes entre los representantes del Ministerio de Educación de la Ciudad de Buenos Aires y de los gremios del distrito.

El aumento de contagios en la Ciudad de Buenos Aires y la falta de espacios adecuados en los edificios escolares para el desarrollo de actividades sin descuidar la salud, hacen que no estén dadas las condiciones epidemiológicas ni de infraestructura para el retorno a las clases presenciales el 17 de febrero”, dijo en un comunicado el sindicato UTE-Ctera.

Graciano, a través de un hilo de Twitter, explicó que “este índice consensuado puede permitir la implementación de estrategias responsables que tiendan al cuidado de la salud de la comunidad educativa, con pautas certeras y claras para la circulación de los docentes y estudiantes”.

“Por último, exigimos la implementación inmediata de un esquema de vacunación para el personal docente y no docente y la creación de los cargos que sean necesarios para sostener los probables esquemas mixtos”, afirmó Graciano.

La gremialista finalizó diciendo que los docentes quieren “volver a la presencialidad”, pero que esa decisión “debe depender de la situación epidemiológica y no de presiones a través de operaciones políticas y mediáticas”.

El gobierno porteño ratificó que el 17 de febrero comenzarán las clases presenciales

Por su parte, la secretaria gremial de Ctera, Alejandra Bonato, advirtió que “el contenido se recupera, pero las vidas no” y remarcó que actualmente se dan “las mismas cifras” de contagios que en junio de 2020.

Según referente sindical “las aulas son muy chicas” y es necesario “invertir en infraestructura”, y afirmó que “aún falta la vacunación” para los docentes.

“Me parece que hay que adecuar los edificios a la situación epidemiológica. Nosotros venimos a escuchar la propuesta y no ha habido ninguna propuesta. Hubo varias posibilidades, una es mitad presencial y mitad virtual. Lo que estamos pidiendo es lo mínimo y ser serios en el marco de esta pandemia como nunca atravesó la humanidad”, señaló.

De la reunión convocada este viernes por el Gobierno porteño, participaron Manuel Vidal, subsecretario de carrera docente del ministerio de Educación, y referentes de los gremios UDA, UTE, Camyp, Adef, Sedeba, Amet, Seduca, Adia y Suetra.

El Gobierno porteño ratifica su voluntad del comienzo de clases en febrero y manifestó a los representantes sindicales que “la presencialidad es una prioridad absoluta”. Para el gobierno de Larreta: “La presencialidad es fundamental y no hay más margen de tiempo que los chicos y las chicas puedan perder”. según relataron fuentes consultada por Télam.

“La vacuna no es condición indispensable para la presencialidad”, dijo Trotta

Por otra parte, el ministro de Educación, Nicolás Trotta, ratificó hoy que: “Asumió el compromiso de maximizar la presencialidad de cara a este ciclo lectivo”. Para el funcionario debe prevalecer la educación y dijo que: “Si hay otros aspectos de nuestra vida que tenemos que poner en suspenso para priorizar la escuela, es lo que tenemos que hacer, e implica (una) decisión”.