Un repartidor de 22 años fue herido de un balazo en la cabeza cuando entregaba un delivery en una casa de la localidad bonaerense de Ituzaingó, y los investigadores intentan determinar si el ataque está relacionado a un intento de robo o si se trató de una venganza tras un escrache que realizó junto a otros compañeros frente a una vivienda donde vivían unos jóvenes a los que acusaba de haberle robado su moto días atrás.

Fuentes oficiales y judiciales aseguraron hoy que el hecho ocurrió ayer por la tarde en Madeyro, entre Alvear y Laprida, en esa localidad del oeste del conurbano bonaerense, donde Facundo David Hambra (22) se hallaba entregando un pedido ya que trabajaba como delivery.

En ese lugar, el joven fue sorprendido por dos hombres que, sin mediar palabra, lo atacaron a balazos y huyeron sin robar nada.

Producto del ataque, el joven repartidor recibió un disparo en la cabeza, por lo que fue trasladado de urgencia al Hospital Haedo, donde fue intervenido y permanece internado en grave estado con pronóstico reservado.

Una vecina del lugar dijo al canal de noticias TN que escuchó el ruido de dos motos y de una explosión y que la policía arribó rápidamente al lugar del hecho.

“Sentí una moto que pasó despacito y a los dos segundos uno que pasó rápido por la vereda. Ahí sentí un ruido como un cohete. Me asomé, escuché unos gemidos y ya estaba la policía. Lo que tardó fue la ambulancia, por lo que se lo llevaron en patrullero”, dijo la mujer.

Si bien no descartan la hipótesis del intento de robo, los investigadores creen que el móvil del hecho fue una venganza por un escrache realizado por Hambra días atrás frente a la casa de unos jóvenes a los que acusaba de haberle robado su moto hace cuatro días.

Fuentes policiales y judiciales señalaron a Télam que el joven, junto a varios compañeros, se concentraron el viernes de la semana pasada frente a una vivienda de la zona de Castelar Sur, al oeste del conurbano bonaerense, donde el rastreo satelital indicaba que se encontraba el rodado que le habían robado.

Según los investigadores, los autores de los disparos ya fueron identificados e intentan vincular el ataque de ayer con el robo que sufrió el repartidor días atrás.

Es que el pasado miércoles, Hambra se encontraba entregando un pedido en la avenida Blas Parera al 100 en su moto Honda CG Titán cuando fue abordado por 2 hombres armados que se movilizaban en una moto 110, que le roban su rodado y se dieron a la fuga.

La causa ocurrido ayer quedó a cargo del fiscal Patricio Ventricelli, titular de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 2 Descentralizada de Ituzaingó, quien caratuló al hecho como “tentativa de homicidio agravado por el uso de arma de fuego y portación ilegal de arma de fuego de uso civil”.

Por otra parte, varios repartidores que trabajan con aplicaciones realizaron una protesta ayer por la noche en la zona céntrica de Castelar y la repetirán hoy al mediodía con un corte en la Autopista del Oeste a la altura del puente de Santa Rosa.