Marcelo Noriega, el hijo del hombre que fue asesinado este domingo en medio de una pelea que se originó mientras se jugaba un partido de fútbol en un complejo de canchas de la localidad bonaerense de Tortuguitas, aseguró que a su papá “lo mataron a patadas en el cabeza cuando estaba en el piso convulsionando”.

Los incidentes se registraron entre los integrantes de los equipos de “La Serrano” y “Deportivo Nogués”, y donde también participaron algunos de los espectadores. Entre estos últimos estaba Juan Mateo Noriega, que había ido para ver jugar a su hijo Marcelo.

En un video que se dio a conocer en el día de ayer y fue grabado con un teléfono celular se observa el momento en que un hombre se lanza correr mientras otros lo persiguen para golpearlo. La escena dura pocos segundos, pero allí se logra advertir la virulencia del ataque que terminó con la vida de Noriega.

Por defender a su hijo terminó muerto de una patada mortal

“Fue una discusión entre un compañero mío y un muchacho del otro equipo. Como ven en el video yo soy el que está parado con una camiseta roja, no hice nada”, relató Marcelo. Y agregó: “Cuando empezaron a forcejear me metí para que no se peleen, para parar todo”.

Luego, aparece en escena la joven que fue detenida junto a otros tres acusados del hecho. “Esta chica que se ve en el video y otro muchacho me corren a mí para pegarme. No sé qué se les pasó por la cabeza porque yo no hice nada. La chica saca de la cintura una punta como para clavarme y ahí se ve en el video que yo corro”, contó el hijo de víctima.

“Cuando me doy vuelta para ver si me siguen corriendo, el muchacho que me seguía me pegó un piña en la cara y me caigo al suelo, y el otro muchacho me quiso pegar una patada en la cabeza y yo me cubrí con el brazo. Ahí es cuando miro para el costado y veo a mi papá con los brazos abiertos para que no pase nada, para defenderme a mí, para cuidarme”, recordó Marcelo dejando en claro que el propósito de su padre era calmar los ánimos para ponerle fin al enfrentamiento.

A pesar de las buenas intenciones de Noriega, fue en ese preciso momento que aparece otro muchacho en escena y le pega una trompada al hombre, que cae al piso. “Me levanto, corro y le pego una trompada al tipo este para defender a mi viejo porque no había hecho nada. Mi viejo ya estaba tirando en el suelo convulsionando porque lo habían matado de patadas en la cabeza”, indicó Marcelo.

Juan Mateo Noriego tenía 63 años, vivía junto a su hijo en San Miguel y se dedicaba a hacer fletes con su camioneta. “Era una muy buena persona, no se metía en problemas por nada, era muy querido en el barrio”, contó el joven.

El hecho quedó a cargo del fiscal Carlos Hermello, titular de la UFI N° 18 de Malvinas Argentinas, quien tras recolectar una serie de testimonios y realizar distintas tareas de investigación ordenó la detención de tres sospechosos, dos hombres y una mujer identificados como Carlos Ezequiel R. de 29 años, Sebastián Osmar S., de 35, y Mónica Celina R., de 33. En tanto, en las últimas horas se produjo una nueva detención, de un joven de 21 años llamado Lucas Nahuel L.

Los cuatro apuntados por el crimen quedaron a disposición del fiscal Hermello, quien los indagará en las próximas horas acusados del delito de homicidio en riña. Además se espera el resultado preliminar de la autopsia para determinar las causales de su muerte.

“El que le pegó la trompada primero y el que le pegó las tres patadas después que lo fulminó en el piso están detenidos. Este último el hermano de la chica que también fue detenida”, aseguró Marcelo, quien además contó que la mujer del cuarto detenido le dijo que el hombre no piensa declarar en contra de los demás “porque tiene miedo y son gente muy jodida”.

Era la primera vez que el hijo de la víctima disputaba un partido de fútbol con los agresores. “Los muchachos no se querían calamar, no sé qué se les pasó por la cabeza, estaban desquiciados”, describió Marcelo, quien se enteró de que ese equipo ya tenía antecedentes de riña con otros equipos.

“El recuerdo que me queda de mi viejo es que era una muy buena persona y que siempre estaba en todas para ayudar a la gente. Yo lo que pido es justicia”, concluyó Marcelo en medio del velatorio de su padre.