Fueron interceptados este martes por la tarde en el peaje de Zárate. Investigan si los jóvenes habrían intentado escaparse.

La Policía Bonaerense detuvo en las últimas horas a dos de los acusados por el ataque a Matías Ezequiel Montín en el boliche Ananá de Mar del Plata ocurrido este martes a la madrugada.

Se trata de dos hombres mayores de edad oriundos de la ciudad de Rosario que habían ido de vacaciones la ciudad costera. Los arrestos se concretaron en cercanías de la ciudad de Zárate mientras iban a bordo de un auto BMW rumbo a la provincia de Santa Fe. Se investiga si los sospechosos se estaban dando a la fuga, debido a la repercusión que tomó el caso.

Por su parte, la víctima de 20 años continúa internada en terapia intermedia en el Hospital Privado de Comunidad (HPC), lugar al que fue trasladada tras sufrir una conmoción cerebral por el golpe recibido. El hecho es investigado por el fiscal Paulo Cubas, quien tras evaluar la evidencia, tomar testimonios y analizar el parte médico imputará a los acusados por “lesiones graves”.

En estos momentos, los detenidos están siendo trasladados a sede judicial para que el fiscal Cubas les tome declaración indagatoria y den su versión sobre los hechos por los que se los acusa. Fuentes del caso indicaron que continúan buscando a un tercer sospechoso que se habría profugado.

Según indicaron las fuentes policiales, los investigadores, tras identificar a los posibles agresores, se dirigieron al Gran Hotel Mar del Plata ubicado en la calle Rivadavia al 2000, donde se alojaban. Allí, les indicaron que los sospechosos se habían retirado hacía poco tiempo a bordo del BMW blanco. Entonces a partir de ese momento, y con la certeza de que regresarían a Santa Fe, se los rastreó. Tras un operativo cerrojo, dieron con ellos en el peaje de Zárate y fueron detenidos.

El violento episodio del que se les acusa ocurrió este martes a la madrugada cuando Montín, oriundo de Haedo, se encontraba junto a sus amigos compartiendo una de las burbujas de la disco ubicada en el complejo La Normandina. En ese momento, la víctima se dirigió al baño y a la salida se produjo una discusión con otro grupo de jóvenes, entre los que se sospecha se encontraban Galvano y Bracamonte.

La pelea continuó en la zona VIP del boliche y de un momento a otro comenzó una disputa a golpes de puño. Luego se arrojaron vasos, botellas de champagne e hirieron gravemente a Montín. Por la golpiza, el joven tuvo que ser trasladado de urgencia al hospital mientras los atacantes huyeron de la escena.

Montín por estas horas se encuentra en terapia intensiva tras sufrir una conmoción cerebral por el golpe recibido. El joven tiene un coágulo entre el cerebro y el cráneo y “los médicos esperarán 72 horas para ver cómo evoluciona el hematoma”, confirmaron a este medio.

Desde la investigación ratificaron: “Está despierto y sin signos de haber sufrido problemas neurológicos. Esperaremos dos o tres días para ver cómo sigue”. El panorama fue confirmado por los médicos en el último parte. Allí se comunicó que Montín “se encuentra sin fallas orgánicas y evoluciona favorablemente”.

Según las fuentes del caso, no se habría tratado de una agresión grupal contra Montín en inferioridad numérica, tal como le ocurrió a Fernando Báez Sosa, sino el saldo de una pelea entre grupos.

La situación fue explicada por Francisco, un amigo de Montín que se encontraba en el lugar cuando acontecieron los hechos: “Estábamos en la misma burbuja. Cuando fuimos a querer solucionar el problema, a tranquilizar todo, nos acercamos a este grupo de chicos y le rompen un botellazo en la frente”.